Moreno advirtió que "se está derritiendo" la gestión de Alberto y que no hay un clima de desestabilización, sino "de fracaso".