Messi se despidió de Luis Suárez y volvió a cargar contra los directivos de Barcelona.