Messi defendió a Dembelé luego de que el árbitro lo expulsara por un supuesto insulto.