La reflexión de Quique Setién tras el histórico 8-2 del Bayern al Barcelona.