Gallardo consideró que en el fútbol argentino "se ven partidos feos en canchas poco agradables a la vista".