El Senado convirtió en ley el impuesto a las grandes fortunas.