Alberto sostuvo que "los que gritan suelen no tener razón".