Pierden los Cavaliers la primera final con un error insólito y desaprovechan los 51 puntos de LeBron

El Canciller - Comentarios

En un partido vibrante y muy reñido, los Cleveland Cavaliers perdieron en tiempo suplementario de manera insólita por 124-114 ante los Golden State Warriors, en el Oracle Arena, en el primer encuentro de las finales de la NBA.

Pese a los 51 puntos de LeBron James y los 21 de Kevin Love, el base J.R. Smith se encargó de desperdiciar una clara chance de robarle la localía a los californianos en una jugada inexplicable.

Con el marcador igualado en 107 y a solo 4,7 segundos para el final, George Hill falló su tiro libre y Smith, que capturó el rebote de inmediato, se alejó del aro y dejó correr el reloj para desesperación de todos sus compañeros e incredulidad de los rivales y miles de fanáticos.

Ante los reclamos de su equipo, el base se justificó asegurando que creía estar un punto delante del rival, por lo que pese a fallar el libre, aún conservaban la ventaja y se hacían con el partido. Claramente, no era así.

Luego, en tiempo suplementario las cosas no fueron sencillas para los Cavaliers, que sufrieron la (ya no tan) increíble efectividad de los Warriors desde la línea de tres.