Pide Larreta la protección de Macri para no competir con Lousteau en la Ciudad

El Canciller - Comentarios

La cumbre de ayer entre el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dejó más que una foto de pocos amigos. No fue simplemente un encuentro con un temario liviano en medio de las vacaciones del primer mandatario, en el exclusivo country patagónico de Cumelén.

El encuentro tuvo como como premisa principal la idea de limar asperezas. De intentar olvidar por un rato las diferencias y bajar las tensiones entre el líder de Cambiemos y el alcalde de la ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, no todo fue color de rosas durante el encuentro. A Larreta no le cayó para nada bien la estrategia de realizar una interna en las elecciones del año próximo con Martín Lousteau, ex ministro kirchnerista y ex embajador argentino en los Estados Unidos durante esta gestión.

Según pudo averiguar elCanciller.com, otro de los temas centrales de la charla tiene nombre y apellido: Elisa Carrió. ¿Por qué? En un contexto inesperado, Lilita terminó más cerca del jefe de Gobierno porteño y lejos del Presidente, quien se incomoda regularmente con los dichos de la diputada y aprovecha a Horacio para que le entregue “el mensaje” de ella. Como contraataque político, Macri eligió en los últimos meses a Lousteau como su “protegido”.

Igual, el objetivo del Presidente no tiene un límite en la Capital Federal. Es decir, su intención de incluir a Lousteau en la interna porteña es con miras a las elecciones presidenciales. La mesa chica de Cambiemos considera que de esa forma cosecharían más votos y podrían alcanzar un 45 por ciento en primera vuelta.

Probablemente, la que ponga el grito en el cielo y tome estado público en los próximos días (u horas) es Carrió con la idea de sumar al ex funcionario kirchnerista en el plan de Cambiemos de cara al 2019.

El próximo 21 de enero, la comitiva de Cambiemos (con Macri a la cabeza) partirá rumbo a Suiza para participar del Foro de Davos. A su lado estará Larreta, con quien intentará continuar acercando posiciones y conformar a todos. Está claro: Macri quiere evitar una “batalla política en Cambiemos”.