Penas más duras y dirigentes de clubes en la mira: el proyecto anti-barras que pidió Macri

El Canciller - Comentarios

Luego de expresar su malestar con el Poder Judicial por la liberación inmediata de quienes agredieron al micro del plantel de Boca Juniors en la Superfinal de la Copa Libertadores, Mauricio Macri adelantó que el Gobierno nacional reflotará, en las sesiones extraordinarias del Congreso, un proyecto de ley para aislar a los barrabravas de las canchas en los días de partido.

La iniciativa fue elaborada por el Ministerio de Seguridad en agosto de 2016 y enviada al Senado de la Nación, pero como nunca fue tratada, perdió estado parlamentario. Dos años después, el Gobierno nacional anunció que le realizará modificaciones. ¿A qué apuntaba el viejo texto?

“El objetivo del proyecto aquí propuesto apunta a la persecución penal y al desfinanciamiento de dichos grupos para que vean disminuidas sus posibilidades de acción”, postulaba el documento en aquel entonces.

A su vez, el proyecto estipulaba un endurecimiento de las penas por delitos cometidos en espectáculos futbolísticos, ya fueran partidos oficiales, amistosos o hasta entrenamientos de los planteles oficiales.

La portación de un arma de guerra o artefacto explosivo contemplaba entre dos y seis años de prisión, en tanto para “objetos cortantes, instrumentos contundentes, artefactos químicos, de pirotecnia, inflamables, asfixiantes o tóxicos” se establecían penas de seis meses a dos años de prisión.

Además, buscaba tipificar nuevos delitos que eran contravenciones y de aplicación jurisdiccional, como la falsificación de tickets, la reventa de entradas o la violación del derecho de admisión.

En cuanto al último ítem, la cartera de Patricia Bullrich implementó en los últimos años el programa Tribuna Segura, por el que todos los hinchas que asisten a estadios de Primera División deben presentar su DNI, para corroborar que ningún espectador posea antecedentes penales.

También, la responsabilidad de los clubes como organizadores de los eventos, cuyos dirigentes hubieran sido penados en caso de ser encontrados cómplices de suministrar entradas a barrabravas o permitirles el acceso a las instalaciones del club.

Según detalló Patricia Bullrich este mediodía, el texto establecerá que los barras que tengan vedada la entrada a la cancha deberán presentarse “en predios especiales tres horas antes de los partidos”.