¿Peligra la alianza para 2019? Exige Carrió un gesto de Macri y presiona en la interna de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

Elisa Carrió está dispuesta a llevar su pelea con Germán Garavano hasta el final. Los intentos de funcionarios del Gobierno por ponerle paños fríos al cruce de ayer no dieron, por ahora, ningún resultado. Todo indica que la diputada avanzará en el pedido de juicio político al ministro de Justicia por su cuestionamiento al pedido de detención de Cristina Kirchner dispuesto por el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos.

“No volvamos al pasado, Sr. Presidente”, le advirtió hoy Carrió directamente a Macri en una carta que publicó en Facebook, en la que subrayó que “la república está sumamente herida por un sector del Gobierno” que “no dese verdad, justicia y condena”. “Esto no es negociable”, sentenció.

Según la líder de la Coalición Cívica, la lucha contra la corrupción y la impunidad fue un principio fundamental de la Constitución de Cambiemos. Por ende, en este caso hay dos caminos: apartar a quien se oponga a cumplir con ese compromiso o abandonar la alianza. Como lo segundo no es una posibilidad, menos con la elección tan cerca, Carrió optó por lo primero y se puso firme.

“No volvamos al pasado, Sr. Presidente”, le advirtió hoy Carrió directamente a Macri

Macri, que acusó recibo, decidió respaldar a Garavano. Ayer se mostró con él en Misiones, en un acto en el que precisamente hizo gala de la forma en que el Gobierno invierte el dinero “recuperado de la corrupción”, y hoy lo sentó “de su lado” en la reunión de Gabinete, de la que participaron todos los ministros, la vicepresidenta Gabriela Michetti y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

El ministro de Justicia se sentó a la derecha de Macri, solo separado por Marcos Peña. De ese lado también estuvieron los funcionarios encargados de capear la tormenta: Carolina Stanley, Rogelio Frigerio, Nicolás Dujovne y Dante Sica. Enfrente, de espaldas en la foto, se ubicaron Michetti, Pinedo, Patricia Bullrich, Oscar Aguad y el canciller Jorge Faurie.


La carta de Carrió a Macri