Paridad de género, aportantes y debates: aprueban el nuevo Código Electoral en la Ciudad

El Canciller - Comentarios

La Legislatura porteña aprobó hoy el nuevo Codigo Electoral de la Ciudad de Buenos Aires que modifica varias normas vigentes y agrega nuevas herramientas para este proceso.

Luego de arduas negociaciones con la oposición, el oficialismo consiguió un gran triunfo de cara a las próximas elecciones teniendo en cuenta las necesidades coyunturales: paridad de género, financiamiento, unificación de comicios porteños y nacionales, voto de extranjeros residentes, financiamiento de partidos políticos y debate obligatorio.

Con el nuevo Código Electoral de la Ciudad, el jefe de Gobierno tendrá la potestad de elegir la fecha de los comicios para elegir autoridades locales, que, por primera vez, podrán estar unificadas con las nacionales.

A su vez, también se homologó la obligatoriedad de paridad de género en las listas de todos los partidos que compitan en el proceso, no sólo en las PASO, sino también en las generales.

De esta manera, los espacios políticos tendrán que presentar candidatos hombres y mujeres en igual proporción y luego de las primarias, más allá del sistema D´hondt, deberá reorganizar las boletas para que siga habiendo un postulante de cada sexo de manera intercalada.

Además, habrá debate obligatorio y público para todos los candidatos a jefe de Gobierno, cabeza de lista de legisladores y jefes comunales, aunque el Código no prevé multas para quienes no cumplan con esto.

Aportantes y voto extranjero

Sin embargo, hubo dos modificaciones más que el oficialismo debió negociar con los legisliadores kirchneritas para que el nuevo Código Electoral pudiera ver luz verde.

A pedido de los representantes de Unidad Ciudadana, los extranjeros que tengan tres años de residencia en la Ciudad y que cuenten con la nacionalidad argentina serán automáticamente empadronados para votar en las elecciones porteñas.

Finalmente, y aunque el oficialismo velaba por la posibilidad de incluir a empresas privadas, el financiamiento de los partidos políticos seguirá dependiendo de las partidas que entrega el Estado a partir de los resultados que cada fuerza tuvo en los comicios anteriores y las donaciones de las personas físicas.