Paranaense con Covid-19, la despedida de D’Alessandro en Inter y el apriete de los hinchas al Flamengo: cómo llegan los rivales de River, Boca y Racing

El Canciller - Comentarios

Viernes 23 de octubre, sorteo de los octavos de final de la Copa Libertadores. Los tres clubes argentinos que continúan en la competencia son emparejados con tres rivales brasileños. Boca-Inter de Porto Alegre, River-Athlético Paranaense y Racing-Flamengo. En Casa Amarilla prima la prudencia. Asoma un frenético equipo de Eduardo Coudet, líder del Brasileirao; en Núñez, aunque cautos, se presumen favoritos ante un adversario en crisis, hundido en la zona de descenso; la mitad celeste y blanca de Avellaneda se lamenta por no haber ganado el Grupo F: despiadado el destino, lo cruza con el Campeón de América.

Lunes 23 de noviembre, un día antes del inicio de las series de eliminación directa. Vuelco de 360° en el escenario. Apenas 30 días separaron la definición de los cruces con el reinicio del certamen más importante del continente. Sin embargo, para los contrincantes del Xeneize, el Millonario y la Academia pareció una eternidad. Inter y Flamengo se quedaron sin técnico e ingresaron en un tobogán. Paranaense contrató un nuevo entrenador, sobrevivió al vendaval con cuatro triunfos consecutivos y se aprestaba a afrontar la llave con River con el ánimo renovado, pero en las últimas horas informó seis casos positivos de coronavirus: entre ellos, el arquero titular y el suplente.

Este martes, desde las 19.15, comienza el show futbolero más aclamado de Sudamérica. El elenco de Marcelo Gallardo, envalentonado tras tres alegrías al hilo en el torneo local, visita la Arena de Baixada, una cancha particular que ya conoce. El año pasado cayó por 1-0 en la ida de la Recopa Sudamericana (luego se quedó con el título al golear 3-0 en el Monumental). El césped 100% sintético, donde la pelota rueda más rápido de lo normal, representa una incomodidad para todos los cuadros que juegan en Curitiba.

En medio de un cataclismo autoinfligido, Racing recibe desde las 21.30 al Mengao en el Cilindro de Avellaneda. Diego Milito anunció el domingo su renuncia como director deportivo por no compartir “las ideas y el modelo de club del presidente”. El portazo del ídolo sacudió las entrañas de los hinchas, que organizaron un banderazo en la sede para manifestarle su respaldo. Para colmo de males, el equipo de Sebastián Beccacece no da pie con bola: acumula cuatro derrotas seguidas en la Copa Liga Profesional. El miércoles, a las 21.30, Boca buscará volver al triunfo en el estadio Beira-Río, luego de perder un invicto de 17 partidos. Las caídas ante Talleres y Lanús en La Bombonera alteraron el andar ganador de los dirigidos por Miguel Ángel Russo, que estudia alinear cinco defensores en Brasil.

¿Qué pasó en este mes con los equipos brasileros? ¿Cómo llegan a disputar los cruces con los argentinos?

La resurrección de Paranaense

“Me parece que vamos a enfrentar a un rival que viene elevando su confianza. Viene de cuatro partidos con victorias, con un cambio de DT que le ha dado otras expectativas. Es un equipo difícil, una cancha difícil para jugar. Es un terreno donde uno no está acostumbrado, y ellos sí”, expresó Gallardo en conferencia de prensa.

Los rojinegros, que a 24 horas del partido informaron seis casos positivos de Covid-19, están muy lejos de ser aquel conjunto temible que en mayo de 2019 complicó a los de Núñez en la Recopa Sudamericana. Perdieron siete futbolistas titulares, entre ellos Renán Lodi (Atlético Madrid), Bruno Guimaraes (Lyon) y su goleador Marco Ruben, que se retiró de la actividad. Desde noviembre de 2019, entraron en un declive pronunciado, que se cobró tres entrenadores y llevó al equipo al anteúltimo lugar del certamen doméstico.

Sin embargo, la llegada de su nuevo director técnico, Pablo Autuori, supuso un cambio radical. Entrenador de la vieja guardia brasileña, sabe lo que es levantar la Copa: se consagró con Cruzeiro (1997) y con Sao Paulo (2005). De estilo conservador, estableció un 4-4-2 compacto y le imprimió efectividad al equipo. Pese a que perdió los primeros cuatro encuentros, revirtió la situación con cuatro alegrías al hilo -incluidas dos victorias ante el Atlético Mineiro de Jorge Sampaoli y Santos-, que lo llevaron hasta la mitad de la tabla del Brasileirao.

Su mejor jugador es el defensor Thiago Heleno, una de las pocas piezas que mantuvo el campeón de la Copa Sudamericana 2018. La torcida rojinegra lo bautizó como “el General”. También cuenta con la jerarquía de Lucho González y el volante ofensivo Nikao, que es uno de los afectados por coronavirus y no podrá ser parte del partido de ida.

Más allá del buen andar reciente, un cronista de O Globo asegura a El Canciller que “no tiene un equipo para hacer frente a River, y la gente lo sabe“. “Pero también sabe que a través de jugadas aéreas, el gran punto débil del conjunto de Gallardo, puede hacer daño”, advierte.

Flamengo

Al monarca local y continental le costó superar la salida de Jorge Jesús, el estratega portugués que lo llevó a la gloria en 2019 y en agosto de este año voló hacia Lisboa para dirigir a Benfica. Los directivos buscaron en la figura del catalán Doménec Torrent una continuidad del legado futbolístico, pero su proyecto naufragó rápido: sufrió caídas estrepitosas con Independiente del Valle (0-5, en fase de grupos de la Copa), Sao Paulo (1-4) y Atlético Mineiro (0-4) y fue eyectado del puesto.

Apenas dos semanas atrás el club comunicó la llegada de Rogerio Ceni, histórico arquero de Sao Paulo y de muy buen trabajo como DT en Fortaleza, un pequeño club del nordeste al que ascendió a la Serie A y, con escasos recursos financieros, luego depositó en la Copa Sudamericana. Según sostienen desde O Globo, es uno de los mejores valores de la nueva camada de entrenadores y se espera que con su experiencia, el elenco carioca recupere el vigor que lo llevó a conquistar América el año pasado.

El Mengao aterrizó en Ezeiza luego de golear por 3-0 a Curitiba el sábado, victoria con la que trepó a la cima del Brasileirao y ahuyentó fantasmas. Es que en la última práctica previo a ese compromiso, los hinchas habían manifestado su bronca con la actualidad del plantel. “Equipo sin vergüenza” y “Queremos respeto” fueron algunas de las consignas que tradujeron en banderas. Para el duelo con Racing, Rogerio Ceni contará con los regresos de Gabigol, ausente desde el 30 de septiembre por una entorsis en su tobillo derecho, Filipe Luis y Diego.

Internazionale

La partida de Eduardo Coudet fue un baldazo de agua fría para los Colorados. Peleado con la comisión directiva por la falta de refuerzos, el ex técnico de Rosario Central y Racing aceptó una oferta de Celta de Vigo y emigró al Viejo Continente. Los dirigentes se movieron rápido y cumplieron con el pedido del hincha al contratar a Abel Braga, figura intocable del club tras edificar una temporada de ensueño en 2006: levantó la Copa Libertadores y venció al Barcelona de Ronaldinho y Andrés Iniesta en el Mundial de Clubes.

Entrenador renombrado en Brasil, afronta su quinto ciclo en el Inter y conoce bien a Boca. En 2012, dirigiendo al Fluminense, le cortó un invicto de 36 partidos al equipo que dirigía Julio César Falcioni, que luego lo venció en los cuartos de final de esa Libertadores.

Pero la historia no garantiza éxitos. El equipo no ganó desde su asunción, acumula cinco encuentros sin triunfos en el Brasileirao y fue eliminado de la Copa de Brasil por América Mineiro, una entidad que milita en la segunda división. En el transcurso del fin de semana, Braga fue notificado como paciente positivo de Covid-19, y aunque se reveló asintomático, no podrá estar presente en el duelo de ida ante el club de La Ribera.

El futbolista más peligroso de los de Porto Alegre se llama Thiago Galhardo, un delantero de 31 años que reemplazó al lesionado Paolo Guerrero y fue citado a la selección en la última doble fecha de las Eliminatorias. Acumula 16 goles y seis asistencias en 31 partidos de este 2020.

En el plantel están los argentinos Víctor Cuesta, Renzo Saravia, Damián Musto, Leandro Fernández y Andrés D’Alessandro. Precisamente, el emblema de Inter informó este lunes que dejará la institución el 31 de diciembre. “La decisión ha sido madurada desde hace unos meses. El Inter seguirá siendo tan grande como es. Continuaré con mi carrera, pero no sé por cuánto tiempo”, expresó el Cabezón.

El ex River y San Lorenzo pasó 12 años en el club gaúcho, donde ganó 12 títulos, entre ellos la Copa Libertadores 2010, la Copa Sudamericana 2008 y la Recopa Sudamericana 2011. “Casi que se anticipó a una eventual eliminación, no quería correr el riesgo de tener que anunciar su despedida si el equipo queda afuera con Boca”, cerraron desde O Globo.