Papelón en el Chelsea: se niega el arquero a ser reemplazado por Willy Caballero y desata la furia de Sarri

El Canciller - Comentarios

El final de la Copa de la Liga de Inglaterra (conocida como Carabao Cup por razones de patrocinio) tuvo como protagonistas a los arqueros del Chelsea y a su entrenador, Maurizio Sarri.

En tiempo extra y ante el avance del Manchester City, el juvenil arquero Kepa Arrizabalaga se dedicó a hacer tiempo para sostener el empate y llegar a los penales: calambres, lesiones y golpes fingió para enfríar el partido.

Sin embargo, a falta de dos minutos para la conclusión del partido, Sarri dispuso un último cambio: reemplazarlo por Willy Caballero, un especialista en las definiciones por penales. Pero Kepa se negó a salir.

Ante la incredulidad del argentino, los árbitros, compañeros, rivales y todos los espectadores, el partido continuó con el español como arquero mientras el entrenador italiano descargaba su furia contra sus colaboradores, el propio Willy y el irresponsable Kepa.

Es que el joven arquero interpretó que el cambio respondía a los “problemas” físicos que había simulado para dilatar el encuentro. Pero no, el ingreso de Caballero solo se debía a la proximididad de los penales.

Para colmo, en dicha definición desde los 12 pasos, y pese a que le contuvo el disparo a Leroy Sané, Kepa no pudo con las restantes ejecuciones y Manchester City se consagró campeón por las fallas de Jorginho y David Luiz. El peor final.

El fallido cambio de Willy Caballero por Kepa y el enojo de Sarri