Pandemia en la grieta: “Mendoza no vuelve a fase 1” y la respuesta de Ginés

El gobernador de la provincia, Rodolfo Suárez, rechazó el decreto de Alberto Fernández en relación a la cuarentena. Qué contestó el ministro de Salud.
El Canciller - Comentarios

“Mendoza no vuelve a Fase 1”, anunció el gobernador radical, “Rody” Suárez tras la publicación del decreto del presidente Alberto Fernández que extiende el Aislamiento Social Obligatorio hasta el 25 de octubre en departamentos de 18 provincias.

A contramano de esta decisión, el mandatario provincial aseguró: “Los mendocinos hemos desarrollado una estrategia que ha permitido reforzar e invertir en el sistema sanitario, pero con la economía funcionando y cuidando el empleo”.

“El esfuerzo de todos los mendocinos ha sido muy grande, por eso entendemos que el confinamiento, no puede ser la única respuesta. Volver a la fase 1 no es el camino”, reiteró Suárez, quien aclaró su “respeto a las instituciones” y precisó que “continuaremos con las actividades que teníamos autorizadas, cumpliendo con la interpretación del DNU”. 

“Debemos seguir cuidando la salud, pero también la economía y el empleo. La responsabilidad individual tiene impacto colectivo. Sigamos cuidándonos, con el lavado de manos, el uso de tapaboca, el distanciamiento y sólo salir para lo imprescindible y necesario”, concluyó el gobernador.

La respuesta desde el gobierno nacional no tardó en llegar. El ministro de Salud, Ginés González García, advirtió que “es difícil entender la posición del gobernador de Mendoza”.

“Los datos que surgen del sistema provincial vienen advirtiendo cómo ha aumentado la circulación comunitaria del virus”, señaló el funcionario y alertó que “el nivel de ocupación de camas UTI en la aglomerado urbano de Mendoza Capital es cercano al 95%”.

A su vez, Ginés resaltó: “El Ministerio de Salud de Mendoza ha requerido al Gobierno Nacional insumos suficientes para afrontar la situación. En esa inteligencia, acabamos de mandar 12 respiradores automáticos de un total de 40 que han pedido”, detalló.

El funcionario consideró que “el Gobierno Nacional no hace política con la pandemia”, al tiempo que remarcó que el objetivo del ASPO es “minimizar los daños que el virus provoca”.

Con un promedio mayor a los 500 contagios en los últimos dos días, Mendoza acumula más 32 mil positivos, una duplicación prácticamente respecto de la situación exactamente un mes atrás.

La decisión de Suárez ocurre, a su vez, sólo un día después de la solicitada de todos los gobernadores que convocaba a la población a mantener las medidas de cuidado por la pandemia.

La diferenciación de Mendoza respecto del decreto presidencial se asemeja, a su vez, a lo ocurrido entre el municipio “separatista” de Tandil con el gobierno bonaerense. El intendente radical, Mario Lunghi, buscó desprenderse del sistema provincial de fases. Sin embargo, luego de ser excluido de la distribución de fondos por su incumplimiento, llegó a un entendimiento con el Ejecutivo de Axel Kicillof.