Pacto Fiscal: hace equilibrio Macri entre la presión de los gobernadores y las diferencias de su Gabinete

El Canciller - Comentarios

El Pacto Fiscal firmado en noviembre quedó desactualizado, dicen los gobernadores peronistas. El crecimiento, la inflación, el dólar y las paritarias, entre otras variables de la macroeconomía, estarán lejos de las previsiones del Presupuesto 2018 y, antes de que se apruebe el del año próximo, quieren asegurarse de no cometer los mismos errores.

Por eso, ayer los ministros de Economía de once provincias (diez del justicialismo y uno socialista) acordaron, al menos, cuatro ejes: garantizar los fondos sociales, postergar la baja de Ingresos Brutos prevista en el Pacto Fiscal, reclamar equidad en el reparto de subsidios con la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires y garantizar la obra pública.

Peppo: “Vamos a poner el esfuerzo, pero vamos a defender nuestras provincias, a defender el federalismo que vos también defendés”.

En ese contexto, Macri visitó hoy a la voz cantante del congelamiento del Pacto Fiscal, el gobernador chaqueño Domingo Peppo, en el marco de la renovación de los primeros 500 kilómetros de las vías de Belgrano Cargas. Peppo transmitió el compromiso de las provincias en la baja del déficit fiscal, pero también comprometió al presidente: “Vamos a poner el esfuerzo, pero vamos a defender nuestras provincias, a defender el federalismo que vos también defendés”.

Con poco tiempo, escaso margen para negociar y sin capacidad para proyectar más allá de este año, Macri insistió en que el mal momento de la economía se debe a factores externos y ensayó una respuesta para el chaqueño, en la que sumó un nuevo enemigo: el periodismo. “Les pido a los dirigentes políticos, sindicales, empresarios y comunicadores que en vez de pedir soluciones mágicas ante la adversidad, que cada uno diga qué va a hacer”, se quejó.

Los gobernadores y sus representantes en el Congreso no quieren que el ajuste impacte sobre sus desempeños electorales, por eso quieren mayores precisiones sobre el Presupuesto y, también, sobre el acuerdo con el FMI, del que por ahora solo leyeron la carta de intención y ven con preocupación que incluya reducir las transferencias discrecionales, en especial las vinculadas al Fondo Docente, a la salud y a la obra pública.

Son algo más de $40 mil millones que, según las estimaciones de los ministros, el Ejecutivo nacional podría recuperar solo con una rebaja en los subsidios al transporte en el AMBA y la transferencia de las concesiones de las eléctricas Edesur y Edenor a los distritos gobernados por María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Creen, además, que la parte del ajuste que corresponde a las provincias es solo del 20%.

La prórroga del Pacto Fiscal es una posibilidad para Dujovne, pero no para Marcos Peña, que negó rotundamente cambios en ese sentido.

La prórroga del Pacto Fiscal es una posibilidad para Dujovne, pero no para Marcos Peña, que negó rotundamente cambios en ese sentido: dijo que “no hay marcha atrás” con lo que se firmó a fin del año pasado. Tampoco pudo el ministro de Hacienda imponer su postura con respecto a las retenciones: Macri le ratificó ayer a la Mesa de Enlace que no se tocan.

Entre cortocircuitos, que también incluyeron un ida y vuelta sobre un eventual impuesto a los pasajes al exterior, Peña y Dujovne recibieron esta mañana a Vidal y Larreta para analizar los principales puntos del reclamo de los gobernadores. Habría un principio de acuerdo por los subsidios al transporte y por el traspaso de las eléctricas, pero Aysa seguirá en manos de la Nación.