Ordena Macron militarizar París para evitar el avance de los chalecos amarillos y nuevos saqueos

El Canciller - Comentarios

En el marco de una nueva protesta de los “chalecos amarillos” en París, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ordenó militarizar las calles de la capital por temor a un escalada en la violencia de los reclamos.

Luego de los diturbios y los saqueos que se produjeron el fin de semana pasado, el máximo mandatario desplegó más de mil policias y decenas de camiones blindados alrededor del Arco del Triunfo, epicentro del conflicto.

A su vez, el gobierno francés estableció un amplio perímetro en el que estaban prohibidas las manifestaciones: la emblemática avenida de los Campos Eliseos, esta vez, fue blindada, ya que el sábado pasado desvalijaron varias tiendas de lujo, quemaron kioscos de periódico y destrozaron vidrieras.

“Existen razones serias para pensar que se pueden repetir la violencia y los daños”, justificó el nuevo jefe de la policía de París, Didier Lallement, cuyo predecesor fue removido del cargo tras los desmanes de la semana pasada.

Disturbios en Niza

Además de París, en Burdeos y Toulouse también se registraron protestas. Sin embargo, un gran número de manifestantes se congregó en Niza, donde un centenar de “chalecos amarillos” desafiaron a la policía y se congregaron en una de las principales plazas de la ciudad. Seis de ellos fueron detenidos.

Justamente en esta ciudad ubicada en el sureste de Francia, se reunirán los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y su par chino, Xi Jinping, el domingo. Para proteger la cumbre entre ambos, el Gobierno francés decidió reforzar la seguridad convocando al grupo Sentinelle, que tiene a cargo 7.000 efectivos en operativos antiterroristas en el país.


El movimiento, que nació en noviembre ante el hartazgo social y fiscal, mutó en una contestación proteica, sin líderes claros, y no se calmó con el “gran debate nacional” lanzado por Emmanuel Macron para responder a los reclamos de los franceses.

Este gran debate, que dio lugar a más de 10.000 reuniones en todo el país sobre temas tan diversos como el poder adquisitivo, la fiscalidad, la salud o la educación, concluyó la semana pasada, y ahora el gobierno debe hacer propuestas.