Se estrenó la séptima y última temporada de Bosch, una de las serias más subvaloradas de la última década

Mirá todos los detalles.
El Canciller - Comentarios

El 25 de junio se estrenó, por la pantalla de Amazon Prime Video, la séptima y última temporada de Bosch, la serie policíaca protagonizada por el genial Titus Welliver. Basada en las novelas del escritor estadounidense Michael Connelly, la serie sigue las aventuras policiales de Harry Bosch, un detective de Los Ángeles. La nueva temporada estará basada en The Burning Room, lanzada en el 2014 y una de las historias más recientes escritas por Connelly sobre la extensa saga que gira en torno a Harry Bosch.

En la tanda de episodios de despedida de Amazon Prime Video, el detective encarnado por Welliver investigará al responsable de la muerte de una nena de 10 años en un incendio intencional. La temporada constará de ocho capítulos y las implicancias políticas del caso pondrán a Bosch en una situación muy difícil para resolverlo y llevar al asesino ante la justicia. 

Injustamente esquivada, Bosch es una excelente producción policial que se inserta dentro de la tradición de las grandes series de detectives. Con un Welliver descomunal, el investigador de Los Ángeles siempre está ahí presente, sin innovar pero con un desarrollo impecable del género y respetando todas las convenciones del mismo en un perfecto equilibrio. En este punto es fundamental tanto la actuación del protagonista como que la adaptación esté a cargo de Michael Connelly, creador del personaje y quien lo desarrolló a lo largo de más de 20 novelas.

Pero Welliver no es el único que se luce con sus actuaciones: Madison Lintz interpreta a Maddie, la hija del detective Bosch, y Mimi Rogers a Honey “Money” Chandler, la abogada enemiga (por momentos) del protagonista. El trabajo de Lintz además de ser impecable es fundamental por su relación con su padre, en la que lo conmueve, lo pelea y en definitiva lo hace un ser aún más humano, con todas sus contradicciones a cuestas.

Entre las particularidades que envuelven a esta excelente producción se encuentra cómo Amazon decidió que debía darle continuidad al proyecto. En febrero del 2014, la compañía lanzó dos pilotos de drama para que los usuarios vean en su web y definan si alguno de ellos, o ambos, merecían tener una temporada completa. Uno fue Bosch y el otro The After, que primero confirmaron que seguiría pero al poco tiempo cancelaron el desarrollo, por lo que solo se hizo el piloto.

Bosch no solo continuó luego de aquel capítulo inicial y la primera temporada estrenada en enero del 2015, sino que siguió por una buena cantidad de episodios más. Cabe recordar también que la séptima será la última temporada para el detective pero no su final, ya que IMDb TV confirmó que producirá un spin-off. Esta continuación todavía no tiene título pero sí se sabe que seguirá a Harry Bosch mientras trabaja con su enemiga, la abogada Honey “Money” Chandler. 

Lo destacable es que Titus Welliver seguirá en la piel de Bosch así como también Mimi Rogers en la de Money y Madison Lintz en la de Maddie, la hija del detective. De la misma forma, Eric Overmyer seguirá detrás del proyecto, como también lo hizo en la serie de Amazon. Una curiosidad es que Netflix recientemente adquirió los derechos para producir una serie de “The Lincoln Lawyer”, protagonizada por el abogado criminalista Mickey Haller, medio hermano de Harry Bosch. 

Con la séptima temporada que se estrenará este 25 de junio, Bosch comenzará a despedirse aunque quedarán por siempre sus casos tanto en las novelas de Connelly como en la serie que Amazon Prime Video supo mantener a lo largo de los años. Si no la viste, la llegada de la última tanda de episodios es una excelente oportunidad para sumergirte en una producción muy cuidada, que tiene a un Welliver impecable respetando los cánones del género detectivesco y descollando en su forma de interpretar a ese antihéroe policial con su vacío existencial a cuestas.