Rebecca y otros cinco remakes de Hitchcock que llegaron a la pantalla

Ya puede verse en Netflix la nueva versión del clásico de Alfred de 1940 que tuvo once nominaciones a los premios de la academia y se llevó el Oscar a mejor película.
El Canciller - Comentarios

Conocido como el maestro del suspense por haber incorporado nuevos recursos a este género y por haber dejado un legado en la historia del cine, Alfred tiene en su haber más de cincuenta películas y un estilo inconfundible. Rebecca llegó la semana pasada a la plataforma de Netflix, pero no estamos hablando del clásico de Hitchcock sino de una remake protagonizada por Lilly James (Cenicienta) y Armie Hammer (Call Me By Your Name). ¿El resultado?
Un film que se siente como una copia y que carece del alma y de la autenticidad de la original. En la versión con Laurence Oliver y Joan Fontaine, se sentía la presencia de Rebecca en cada momento, como un fantasma del que nadie se puede desprender. La misteriosa mujer de la R grabada en cada servilleta de tela y en cada espacio de Manderley era la verdadera protagonista de la historia a pesar de su ausencia constante. La película del dire Ben Wheatley (Fuego Cruzado) no logró conseguir este efecto y nos trajo a dos actores que hacen lo que pueden con personajes que no terminan de definirse y que se muestran carentes de personalidad.

Aún así, la nueva Rebecca se posicionó entre lo más visto de la plataforma y nos gustaría recordar otras películas de Hitchcock que también tuvieron sus remakes con mejores y peores resultados:

Psicosis de Gus Van Sant – 1998

Quizás no lo tenían, pero Gus Van Sant (el cineasta detrás de Good Will Hunting entre otras joyitas) también se la jugó con una remake del clásico de Alfredo.

El problema fue que Gus tomó la fallida decisión de imitar a la de 1960 casi al pie de la letra, copiando plano por plano. La película fue devastada por la crítica por no aportar nada nuevo y por no aprovechar al máximo a su elenco formado por Vince Vaughn, Julianne Moore y Viggo Mortensen. Le fue tan pero tan mal que los únicos premios que se llevó fueron los de peor director y peor remake en los Razzie Awards (que celebran lo más flojo del cine) .

Disturbia – 2007

Esta versión de D.J. Caruso se convirtió más en un homenaje a La Ventana Indiscreta (Rear Window 1954,) que en una remake, una elección bastante más astuta por parte de su director. Sabemos que es imposible igualar a Hitchcok así que por qué no convertir a la película en una celebración de la obra de un maestro.

En este caso, a su protagonista (Shia LaBeouf) lo mandan a hacer prisión domiciliaria por tres meses (James Stewart era fotógrafo) y se vuelve al concepto de ver a través de su ventana lo que parece la muerte de una vecina a manos del marido.
También se hizo otra remake en 1998 con Christopher Reeve (Superman) que se estrenó como un telefilme y que fue la última película del actor antes de su muerte. Lo que tenía esta de particular es que se usó la cuadriplejia del actor con fines dramáticos.

Un crimen perfecto – 1998

El título de la original es Dial M for Murder, film que Alfred Hitchcock filmó en 1954 sobre un ex jugador de tenis que decide asesinar a su esposa Margot (Grace Kelly) porque sospecha que le es infiel y ya que estamos, para aprovechar y quedarse con su fortuna.
Esta versión funciona como una revisión canónica que moderniza el guion en ciertos aspectos sin perder el espíritu de predecesora. Michael Douglas y Gwyneth Paltrow son Ray Milland y Grace Kelly y nuestro Viggo Mortensen se convierte en el amante, en la película dirigida por Andrew Davis (Daño colateral).
Definitivamente, es de lo mejorcito en terreno de remakes de Alfred.

Misión Imposible II:

Quizás no lo tenían, pero el film de John Woo (Contracara) es una suerte de remake de Notorious (Encadenados, 1946) . Si sacamos las explosiones, a Ethan Hunt y a toda la parafernalia de Misión imposible, nos queda una trama que gira en torno al virus de Quimera y el antídoto de Belerofonte.

Su guionista se inspiró en el clásico de Hitchcock protagonizado por Ingrid Bergman y Cary Grant y en aquella premisa de dos espías en una operación de espionaje post. Segunda Guerra Mundial y en la que ambos terminan enamorándose.

El Hombre Que Sabía Demasiado (1956).

Cuando Alfred Hitchcock hace una remake de…Alfred Hitchock.

El cineasta François Truffaut comenta en su libro que el dire de Los Pájaros nunca estuvo conforme con su trabajo en ‘El Hombre Que Sabía Demasiado’. De hecho, el mismo Alfredo lo definió como “el trabajo de un amateur con talento”. El estudio de la Paramount aceptó la propuesta de reversionar su propio clásico en los años 50 con la condición de que la historia tuviera un pequeño update. Dicen que el director le prohibió al nuevo guionista que viera la antigua versión para que no se sintiera influenciado por la misma. El resultado es muy similar a la anterior con la diferencia principal de la duración y el uso del formato en technicolor.