Lovecraft Country: actriz y showrunner de la nueva serie de HBO cuenta su experiencia y expectativas

El Canciller - Comentarios

J.J. Abrams y Jordan Peele, dos de las mentes creativas más importantes de la industria audiovisual, se juntaron en la nueva producción de HBO, “Lovecraft Country”, que debuta este domingo 16 a las 22 hs. La misma está protagonizada por Jurnee Smollett y producida por Misha Green, y El Canciller conversó con ambas en la previa del estreno.

Pensada dentro del formato road movie, pero en formato televisivo, la serie toma la novela homónima de Matt Ruff como material de base -bajo el género horror cósmico- y sigue la historia de Atticus Freeman (Jonathan Majors), su amiga Letitia (Jurnee Smollett-Bell) y su tío George (Courtney B. Vance), quienes emprenden un viaje por Estados Unidos en plena segregación racial -bajo las leyes de Jim Crow de los años cincuenta- para que Atticus encuentre a su padre, interpretado por Michael K. Williams, actor reconocido por su papel de Omar en The Wire. 

Con lo más destacado del género creado por el escritor H. P. Lovecraft, la serie seguirá la misión del trío a lo largo de nueve capítulos y como principal aliado a George, el tío de Atticus encarnado por
Courtney B. Vance (American Crime Story), quien es el editor de The Safe Negro Travel Guide -existió en la vida real-, una especie de guía que marca qué lugares podían frenar y hospedarse los afroamericanos las leyes Jim Crow. Todo este camino estará amenazado por la
hostilidad de un territorio regido por las leyes segregacionistas y de otros monstruos:

“Nuestros héroes tienen una misión y es tirar abajo la supremacía blanca que aún hoy seguimos enfrentando. En el 2020 y como estadounidenses negros. Porque el racismo es algo contra lo que seguimos luchando”, sentenció Jurnee Smollett días antes del estreno de la serie.

Misha Green, productora y showrunner de la serie, se sumó a la actriz, pero acentuó con referencias cinéfilas: “Sin “Get Out” (Huye, 2017) no hubiese sido posible un producto así. El film de Jordan (Peele) abrió el camino para que los espectadores comiencen a pensar en más gente negra en el género terror, ciencia ficción y fantástico”. 

El Canciller: Jurnee, ¿cómo fue ver esa parte de la historia de Estados Unidos tan similar en algunos puntos con la actualidad?

Jurnee Smollett: La preparación definitivamente requirió mucha investigación y fue bastante aleccionador ver los paralelos. El hecho de que esta nación fue construida sobre un sistema racista debe ser desmantelado. Y podría relacionarlo con instancias en el texto original, ves cosas que suceden durante este período. Realmente la historia es ancestral, pero creo que algo que aprendí mucho en el proceso de investigación fue volver a escritos como los de James Baldwin, Gwendolyn Brooks, estas grandes mentes, grandes pensadores como Lorraine Hansberry. Hay tanta sabiduría y conocimiento para que nosotros podamos ganar ahora. Es gratificante.

El Canciller: Misha, ¿podés contar sobre cómo fue usar música actual en la serie? ¿Cómo encontraste el balance entre lo moderno y lo que se escuchaba 60 años atrás?

Misha: Creo que encontramos algo funcionaba bastante bien. Fue esa idea de usar música moderna para crear un puente, para sacar una época de la pared. No es más solo un retrato al que podés entrar, sino que lo podés traer al día de hoy por el contexto actual de USA. La música es un gran puente para eso, para mí era solo otra cosa que podría traer a este proyecto y fue muy divertido poner Cardi B en 1960, y resuena tanto como lo hace hoy.

El Canciller: ¿Son los humanos los verdaderos monstruos del programa?

Jurnee: Con un monstruo sabés lo que te toca, si ves un Yog-Sothoth sabés a lo que te enfrentás. Lo desafortunado de la lucha por los derechos de las personas más allá del color de piel es que no sabés de dónde vienen las agresiones. Y eso, muchas veces, es más amenazante porque es inesperado. Te afecta en todos los niveles, afecta tu búsqueda de la felicidad, de la alegría, tu búsqueda de la familia. Tratar de vivir en un barrio que es totalmente blanco, el aislamiento, la soledad, pero también el trauma que experimentás en tantos niveles por el solo hecho de ser negro y norteamericano. Los ataques de los racistas vienen desde todos los niveles, con los monstruos tenés que correr para la dirección contraria. 

El Canciller: Misha, ¿qué series y películas previas hicieron posible este proyecto? ¿Cuán difícil hubiese sido poner esto en pantalla sin su influencia y éxito?

Misha: Yo creo que hubiese sido increíblemente difícil poner al aire esto sin la filmografía de Jordan Peele. También sumo a Lost, porque preparó el camino para programas más grandes, porque el programa es, definitivamente, un viaje épico que no hubiese sido posible si no estuviéramos haciendo televisión del nivel que proponía Lost. Y después todas las películas de género imaginables: desde las historias de horror al sci-fi, todo. En cada episodio volvíamos a mirar The Shining, The Amityville Horror. Fue una gran influencia todo en el género. Los fanáticos van a encontrar easter eggs y otros homenajes. 

El Canciller: La serie representa a los racistas como algo más amenazante que los monstruos ¿Quisieron ponerlos en el mismo nivel?

Misha: Cuando decís Jim Crow, inmediatamente pensás en el sur, pero estaban esparcido en todos lados en esa época. Era realmente importante para nosotros que quedara claro que el show estaba ambientado en el norte y que este era un problema que atravesaba todo Estados Unidos. Definitivamente hablamos mucho sobre ponerlos al mismo nivel que los monstruos. Ese paralelo era muy claro y estábamos seguros de que queríamos que se viera eso en esta temporada. 

El Canciller: La serie presenta ciencia ficción y fantasía en modos de monstruos. ¿Cómo ayudó sumar a estas figuras lovecraftianas a contrastar o afectar de otra manera la representación del racismo?

Jurnee: Es genial. Amo los monstruos, soy fanática del cine de terror desde muy chica. Y en este caso, aunque tuvimos que actuar frente a la nada -porque los monstruos son introducidos en post producción- Jordan (Peele) trabaja mejor cuando la metáfora está sobre algo real. Cómo lo monstruos eran una metáfora sobre el racismo que sucedía y sigue sucediendo en Estados Unidos, fue excelente poder trabajar con esa dinámica.

El Canciller: Misha, este es un proyecto con bastante presupuesto. ¿Cuáles fueron las diferencias más importantes en términos de tener mucho más dinero que otras producciones con las que trabajaste? 

Misha: La diferencia más importante es que el patio en el que podés jugar es increíble. El diseñador de producción nos dijo que teníamos 162 sets. Es una locura. Lo mismo sucede con los efectos visuales, la casa de VFX con la que trabajamos hicieron algunos de los efectos visuales de Star Wars. En ese sentido, la diferencia era que no había un límite para mi imaginación excepto mi imaginación, lo que es fantástico. Cuando se lo ofrecí a HBO les dije “esto será grande, épico, loco y vamos a ir por todo”. Y ellos me dijeron “sí, genial, queremos hacerlo”. Y cuando estábamos en la mitad decían “esto es graaaande”. Y yo estaba como “sí, y vamos a seguir haciéndolo, no hay vuelta atrás”. Fue emocionante y divertido y ves las posibilidades a este nivel.

El Canciller: Misha, viendo el éxito de Game of Thrones. ¿Crees que los ejecutivos de HBO se entusiasmaron buscando un nuevo éxito viendo las posibilidades de la serie?

Misha: Creo que estaban emocionados. Estas producciones, con un presupuesto tan alto, asustan mucho. Creo que estaban emocionados y asustados, y debíamos reportarnos: “estamos bien, respiren, llevaremos esto un poco más allá”. Pero no era convencerlos sobre los aspectos del concepto sci-fi, sino sobre los aspectos de magnitud y respetar la agenda de producción. Creo que solo debían confiar en que podíamos hacerlo.