Los seis puntos de la agenda urgente de Alberto Fernández

El Canciller - Comentarios
@alejandro Se vuelve y se debe proscribir...
@NO VUELVEN MAS 75% se usó para pagar la...
@Pincha globoludos 70 mil millones del gato.. El...
@Pilar Hambre y deuda. Que dolor de...
@NO VUELVEN MAS Lopecito USD 9.000.000 (sólo...

El candidato del Frente de Todos deberá encarar una serie de desafíos desde el día 1 de gobierno. El reto de levantar la pesada herencia M.

Deuda 

La astronómica deuda contraída por Mauricio Macri dejó a la Argentina en una situación de virtual default. La prioridad de Alberto Fernández será renegociar el pago de la deuda para ganar tiempo y obtener un período de tranquilidad que le permita restablecer la capacidad de pago. La renegociación no será fácil y dependerá de la habilidad de los equipos económicos del nuevo Gobierno, y de la voluntad del Fondo Monetario Internacional, corresponsable del delicado panorama del país. El mandamiento N°1, como dijo Néstor Kirchner: “Los muertos no pagan deudas”.

Hambre

 “Argentina está cerca de lograr el hambre cero”. No lo dijo Guillermo Moreno ni Aníbal Fernández. Lo dijo Juan Carr, insospechado de ser kirchnerista, en el 2013. En ese momento, el titular de Red Solidaria afirmó que el país estaba “a la vuelta de la esquina” de lograr ese objetivo. Argumentó que era así porque “hay mucha más producción de comida”. Seis años después, estamos discutiendo el hambre. Se estima que entre uno y tres millones de argentinos sufren hambre en un país que produce alimentos para 440 millones de personas. Establecer nuevas prioridades es el desafío que se presenta para que los alimentos lleguen a los sectores más vulnerables. No hay posibilidad de tener un país justo y desarrollado mientras millones de argentinos vivan con hambre.

Pobreza

En el debate presidencial de 2015, el entonces candidato de Cambiemos afirmó: “Tenemos como objetivo económico lograr una Argentina con pobreza cero”. No obstante, la evolución del índice de pobreza demuestra que lejos de acercarse a su promesa, empeoró la situación. Luego de una baja durante el segundo año de la gestión macrista, se observó una fuerte suba llegando al último dato del 35,4%. Las estimaciones indican que el próximo número será del 40%, cifra preocupante que pone de manifiesto la necesidad de que se encare la problemática con la urgencia necesaria.

Inflación

En numerosas entrevistas, Macri había manifestado que bajar la inflación sería lo más sencillo que tendría que hacer en su gobierno. Cuatro años después, viendo los resultados, si resolver la inflación era lo más fácil, no quieran imaginarse cómo le fue en lo demás. Alberto deberá enfrentar un desafío ya histórico en nuestro país: la suba de precios. El acuerdo social propuesto por el candidato y las metas razonables serán vitales para que paulatinamente se detenga la inflación. 

Economía 

Números rojos, la perfecta definición de la economía que dejará Macri. La mayoría de los indicadores de la actividad económica son negativos. Claro está, la recuperación será lenta pero es esperable que las prioridades estén puestas en los sectores productivos y no en la especulación financiera. El reto será volver a poner en marcha la economía, mejorar la producción y el empleo. El rol del Estado será fundamental para inyectar dinamismo en una economía alicaída y para mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados. 

Salud y educación 

Las crisis económicas golpean en todas las áreas. Salud, con su degradación de rango de Ministerio a Secretaría; y Educación no son ajenos a la delicada situación. Faltantes de vacunas, niños sin clases, el reclamo de los profesionales por salarios justos y emergencias edilicias son parte del panorama. El próximo gobierno tendrá que hacer grandes esfuerzos para recomponer esta situación y para ello deberá contar con la voluntad y decisión de los gobernadores. 

La agenda urgente supone desafíos, retos y escollos para Alberto Fernández, su equipo y toda la clase política en general. Hombres y mujeres comunes que quieren estar a la altura de las circunstancias: así Néstor Kirchner autodefinió a su gobierno en su discurso de asunción frente a la Asamblea Legislativas. Hoy, 16 años después, Argentina se encuentra en una situación similar a la de 2003. Necesitamos de esos hombres y mujeres comunes que estén a la altura de las circunstancias para salir de la crisis.