La Vieja Guardia: Charlize Theron, el plato fuerte de un film de andar irregular

El Canciller - Comentarios

Basada en el cómic del mismo nombre escrito por Greg Rucka y el argentino Leandro Fernández, desde el viernes 10 de julio se encuentra disponible la nueva película original de Netflix que sigue la historia de un grupo de mercenarios inmortales que estuvieron involucrados en innumerables eventos de la humanidad a lo largo de los siglos y hoy se vuelven a juntar, pero nada va a ser como esperaban.

En The Old Guard, Andy (Charlize Theron) es la líder de un grupo de mercenarios también inmortales que tratan de contribuir al bien encargándose de misiones imposibles y con la intención de hacer a este un mundo mejor. “El mundo no está mejorando, de hecho está empeorando”, es la frase que reza Andy sobre una eternidad defendiendo a los seres humanos. Pero a su vez, en esa frase y con un gesto cansino, el personaje de Theron refleja parte de lo que contará la película: nada es para siempre.

La trama de la obra original y las ilustraciones a cargo del dibujante argentino prometían un film con condicionas para ser el tanque de mitad de año, y a eso hay que sumarle el protagónico de Charlize Theron. El film tenía muchas condiciones para explotar, pero entre lo más destacado de la película dirigida por  Gina Prince-Bythewood, se encuentra la actriz sudafricana que se lleva todos los elogios. Siempre rinde en el género que se la ubique y en su última etapa sorprende como heroína de acción. La actriz y ganadora de un Oscar (Monster) se entrenó especialmente para dominar la lucha con hacha y otras escenas de lucha cuerpo a cuerpo que ya son una fija en sus últimos papeles.

Ya no tan centrada en desafíos actorales que impliquen una transformación como en Monster, Theron encontró un nuevo perfil que le calza perfecto: mujer de armas tomar. Desde Mad Max: Furia en la carretera hasta Atomic Blonde, pasando por la saga de Rápido y Furioso como una de las villanas, ahora llegó el turno del protagónico en La Vieja Guardia. Pero no todo es acción en el film para Theron, también carísma, recursos para expresar el hastío de la inmortalidad y, como ya se mencionó antes, destreza y naturalidad para encarar las escenas de acción. Theron es el por qué hay que ver este film.

Sin embargo, en este caso, no está tan bien rodeada y tampoco la acompaña el guion ni el desarrollo de la historia que se enfría en el transcurso del metraje por no jugársela. No es un film de superhéroes y tampoco un film de acción. Tampoco de catástrofe y menos una coming age si se tiene en cuenta a la nueva inmortal que se suma en la primera mitad de la película.

Por un lado, el film podría funcionar como un inicio de personaje interpretado por Kiki Layne, pero por otro lado se mueve entre la agonía de la más antigua de las inmortales y esa soledad que ya han reflejado personajes de la literatura como Drácula y Dorian Grey, y entre escenas de un film de acción. La película se reparte en fragmentos y nunca queda claro qué quiere contar. Claro que también tiene algunas escenas y diálogos de película de superhéroes. En ese andar zigzagueante, el film nunca encuentra su ritmo ni su pulso, pero eso no le quita diversión y entretenimiento. El film se pasa rápido, pero la falta de claridad de lo que se quiere conseguir con esta historia, más allá de intentar preparar el terreno para una interminable saga de películas, no logra encontrar su horizonte.

De todas maneras, La Vieja Guardia se convierte en un film entretenido. Quizá menos adrenalínico que Extraction -último film original de Netflix de acción-, pero bien llevado por su protagonista. Y aunque intenta abarcar territorios que no debería, la película es rendidora si su misión es entretener. Sin dudas, y aunque sea repetitivo, Charlize Theron vuelve a lograr convencer con su “nuevo” perfil de mujer de acción.

6 DATOS QUE TENÉS QUE SABER SOBRE LA VIEJA GUARDIA

  • Charlize tiene un doble rol: La ganadora del Oscar Charlize Theron además de interpretar a Andy, produce esta película.

  • Un argentino detrás de todo: El artista argentino, Leandro Fernández, fue quien ilustró el cómic La vieja guardia, en el que está basada la película. Algunas de sus ilustraciones originales aparecen en la película, cuadro por cuadro.

  • Locaciones variadas: La vieja guardia se filmó en Marrakech, Marruecos, y en varias ubicaciones en el Reino Unido, como Shirburn Castle, Londres, Kent, Surrey, Berkshire y Shepperton Studios, entre otras.

  • El futuro de la humanidad en manos de dos guerreras: Charlize Theron (Andy) y Kiki Layne (Nile) interpretan a dos aguerridas mujeres,  que poseen el don, o la maldición, de la inmortalidad, y que representan una nueva clase de héroe, cuya historia transcurre en el mundo en el que vivimos.

  • Heroínas delante y detrás de cámara: la directora de La vieja guardia, Gina Prince-Bythewood, armó su equipo de heroínas con distinguidas realizadoras para que dirigieran distintos departamentos que le dieron vida a esta historia, como el de Edición, Supervisión Musical, Efectos Visuales, Diseño de Vestuario, entre otros.

  • Cómo convertirse en una guerrera: para interpretar a una soldado de 6000 años, Charlize Theron aprendió a dominar el combate mano a mano, el manejo de armas antiguas y modernas, boxeo, disciplinas japonesas que incluyen el uso de espadas, taekwondo, lucha grecorromana, wushu, judo, jiu-jitsu y montar a caballo.