Jugabilidad, Volta y Ultimate Team: lo que hay que saber del nuevo FIFA 20

El Canciller - Comentarios

El lanzamiento del FIFA 20 trae los mantos de dudas que suelen rondar en las nuevas entregas de la exitosa franquicia de EA SPORTS. ¿Trae algo nuevo? ¿Es lo mismo, pero con actualizaciones?

Estas dudas lograron fundamentarse debido a los pocos cambios que ofrecieron al usuario desde FIFA 17 a 19, confiados por la ventaja frente al PES. Para esta nueva edición los cerebros detrás del juego implementaron novedades en la jugabilidad, nuevos modos como el VOLTA y maquillar un poco el modo Ultimate Team. ¿Alcanza para brindar un juego fresco y renovado?

Una jugabilidad que pierde identidad

Uno de los puntos fuertes que destacó a la franquicia a lo largo de los años fue su jugabilidad, que le daba ventaja frente a una competencia que apostaba a un realismo menos vertiginoso. En FIFA 20, la apuesta de EA SPORTS fue bastante timorata, con contadas (pero precisas) novedades que convergen para dar una experiencia realista de la mano del motor gráfico Frostbite.

Entre lo que se puede destacar se encuentra el trabajo con la física en general, que aunque quitó ritmo, cumple con la premisa de realismo. El control más pausado de la pelota y la dinámica son actores estelares de la jugabilidad, ayudando a experimentar un estilo de fluidez a comparación de ediciones anteriores. La defensa y la colocación de los jugadores es otro punto positivo, beneficiado por esta pérdida de vértigo y mejora de realidad; al contrario de lo que sucede con los arqueros que por momentos resultan imbatibles.

El juego 1vs1 es otra de las cosas que mutó, ya que por velocidad no siempre se puede adelantar al adversario, es más determinante el posicionamiento en la jugada o el uso de regates. A fin de cuentas, se puede sentir como un punto negativo la pérdida de la esencia de una vertiginosa jugabilidad, acercándose a un nivel de realismo que propone desde hace años ya la competencia.

Volta, el nuevo niño mimado

La novedad que se lleva todas las miradas es el Volta. Esta nueva modalidad ofrece una experiencia de fútbol callejero, y futsal, en varios formatos de equipos (3vs3, 4vs4, 5vs5, con o sin arquero). Presenta distintos tipos de canchas, en los que la pelota puede salir o no, un condimento extra que tiene el fútbol callejero y hace todo un poco más frenético.

Nos encontramos un modo historia donde nos introducen a un equipo de jugadores, que sueñan con jugar el mundial de fútbol callejero con sede en Buenos Aires. Bajo esta premisa, encaramos una historia con un guión sencillo pero efectivo, con una fuerte presencia femenina y una estética que nos acerca al viejo FIFA Street o al Need For Speed Underground.

Podemos ir sumando monedas para personalizar nuestro jugador en condiciones físicas y artículos de vestimenta. La historia principal puede resultar corta (dura alrededor de 6 u 7 horas), pero VOLTA no termina ahí, ofrece la Liga y Gira volta para quienes quieren exprimir más esta experiencia.

Ultimate Team continúa siendo la estrella

Sin dudas el FUT es de lo más destacado: es de lo más jugado y lo que genera más repercusión. Se buscaron implementar ligeros cambios, como el planteo de objetivos por temporada y la posibilidad de gestionar equipos de una manera más sencilla, con la nueva interfaz estilo ruleta. También partidos de exhibición, el modo torneo, y la llegada de nuevos íconos para sumar al equipo.

Los servidores que, en cuanto a la experiencia otorgada, son más estables y funcionales que en ediciones pasadas. En resumen, más que cambios se le pueden decir ajustes a lo que se le hizo a FUT, porque en definitiva, equipo que gana no se toca.

El modo carrera pide pista

Pese a no ser de lo más relevante dentro de FIFA, el modo carrera fue sumando participación a lo largo de estos años; la experiencia de ser manager de un equipo se volvió más dinámica, permitiendo vivir una conferencia de prensa, charlas con jugadores para fichar, o ver cómo tus decisiones pueden afectar el ánimo de tu equipo.

Desde este punto de vista el modo es completo y sobrio, sumado a la carga de cinemáticas que le dan más peso visual. Así y todo, queda lejos de ser un juego a la talla del Football Manager, que ofrece una experiencia íntegra para quienes buscan vivir el mundo del fútbol dirigiendo un equipo.

La búsqueda de la realidad no se aplica en lo gráfico

Uno de los aspectos negativos es el estancamiento gráfico en el modelado de los jugadores, donde por momentos se puede ver una generalidad repetida por la falta de expresión de los rostros. En contracara podemos encontrar nuevas animaciones con el control de la pelota, en los movimientos de los jugadores y las atajadas de los arqueros.

Pese a tener por delante el lanzamiento de Playstation 5 y Xbox Scarlett, no se puede incursionar en el pensamiento de que EA SPORTS se guardó las novedades para las consolas de la next-gen, sino que se puede sentir el estancamiento y el acercamiento de PES en lo gráfico y la jugabilidad.

¿FIFA 20, un obligado este año?

Al poner todo en la balanza, FIFA 20 deja más dudas que certezas, con la apuesta a una jugabilidad más pausada y realista, dejando de lado ese frenesí de vértigo que supo ofrecer. La confianza de haber coronado el mercado en los últimos 5 años puede ser el clavo en el zapato para la franquicia, que este año fue, al menos, igualada por su competidor PES.

Ultimate Team y Volta son los caballitos de batalla de un juego que ofrece pocas novedades, buscando gráficos de mejor calidad, una interfaz rutilante y las licencias de los equipos para tener a sus ídolos en sus equipos; este último punto, en el caso de Argentina, muy relevante debido a la pérdida de clubes como Boca y River, o la Juventus de Italia, que otorgaron la exclusividad al PES.

Será FIFA 21 quien determine el futuro de la franquicia, y si es que este FIFA 20 le dio o no terreno a su gran competidor.