El Cuaderno de Tomy: Malena Pichot y Esteban Lamothe hablan sobre la nueva película argentina de Netflix

El Canciller - Comentarios

En lo nuevo de Carlos Sorín (Joel, Historias Mínimas) Valeria Bertucelli interpreta a María ‘Marie’ Vázquez,  una mujer que descubre que tiene una enfermedad terminal y que decide encarar las cosas con el humor negro que la caracteriza. 

Basada en una historia real del 2015, María relata su experiencia a través de Twitter y de a poco empieza a hacerse más conocida y popular entre los medios y sus seguidores. 

En diálogo con El Canciller conversamos con Lamothe (que interpreta a su marido) y Malena Pichot (como una de las mejores amigas) sobre su llegada a la película, el trabajo con el director y más.

EC: Hablemos sobre lo que más te atrapó del proyecto y el clima general que se vivía al  participar  de un film con estas características. 

Malena: Me sentí muy identificada con el personaje de Marie.  No era el que iba a interpretar yo pero aún así me conecté con su modo de comunicarse a través de twitter.  Tenía un humor ácido y fuerte. También me identifiqué con sus amigas y con la importancia de la amistad. Yo tengo un grupo muy grande y todo me recordaba a mi propia historia.

EC: Tu personaje atraviesa una situación muy difícil y se la pasa  apagando incendios por todos lados. ¿Cómo lo  transitaste?

Esteban: En primer lugar confié en el guion de Carlos y también me inspiré en una experiencia reciente. Durante la cuarentena murió un amigo cercano que era padrino de mi hijo. Así que sé lo que se siente estar acompañando a alguien. Además, cuando conocí al verdadero Sebastián Corona fue todo muy fuerte.Están todos los libros de Marie. Ella era fan de Banana Yoshimoto, una autora que a mí me gusta mucho. Y hablando con él también descubrimos que durante el primer Bafici en el que pasaron una retrospectiva del cineasta  Cassavets estuvimos los tres en el mismo lugar. Yo tenía 23 años, claro, y no nos conocíamos pero nos dimos cuenta que en ese tipo de cosas coincidimos bastante.  También estuvimos en un recital de Flema sin saberlo. En fin.  Siento que de alguna forma era gente cercana que tranquilamente podría haber sido de mi círculo de amigos. 

Con respecto a su personaje, el ego no existe, él  está con su mujer y está para ella  ayudándole a morir. Todo el tiempo está haciendo trámites y  no tiene tiempo de nada más. Es muy enternecedor . Él solo está tratando de acompañarla y casi que no puede pensar con todo ese  papeleo de la muerte. A él se lo ve enojado con los médicos, con todo y no puede ni siquiera llorar. 

EC: ¿Cómo fue la construcción de tu personaje?¿Tuviste momentos de improvisación? 

Malena: Me reuní con Vanesa la persona que me tocaba interpretar a mí, pero no para imitarla sino para entender algunas de sus emociones. Ella es la amiga más cercana del grupo,  la que se hace cargo de la organización, de todo. Me sentí muy parecida porque tiene mi misma edad y estudió Letras como yo. 

Carlos tenía muy claro lo que quería y eso era genial porque sabía muy bien cómo tenía que ser la relación entre estas amigas y que tipo de conversaciones iban a tener. Yo enseguida quería meter cualquier cantidad de chistes como te podrás imaginar pero él estaba muy atento a que las escenas no se fueran de tono y eso estuvo buenísimo porque no es fácil pararle el carro a un actor. 

EC: ¿Qué momento o escena puntual te resultó más movilizante?

Malena: No había un tono solemne, cosa que me dio mucha alegría porque con la solemnidad me llevo pésimo. Lo que hacía Valeria era doblemente destacable porque aunque para ella eran escenas muy difíciles no se generaba ese clima en donde todo tenía que ponerse oscuro.  Vale estuvo metida en una cama con una sonda y rapada así que debe haber tenido más momentos de angustia, cansancio e impresión. Pero por mi parte,  no tenía la  sensación de que estábamos filmando un dramón. Estábamos filmando una linda historia. 

Esteban: Hay una secuencia que en la película al final no quedó. Se ve el plano pero no se escucha lo que decimos. Es aquella en la que le cuentan a Tomy que su mamá se va a morir y lo hacen de una manera bastante cruda, fiel a su estilo y diciéndole las cosas como son. 

EC: Un gran hallazgo del film es que no cuenta con golpes bajos en la película. 

Esteban: Carlos Sorín es fundamental para eso. Se ve en el tono que le puso a la película. Es una cuerda muy finita entre el melodrama imposible de ver y un film que te paraliza, pero él  te invita a pensar en la muerte de otra manera. 

EC: Algo que me parece muy enriquecedor es el cast  detrás de los amigos de la pareja. Diego Reinhold, Carla Quevedo, Anita Pauls, Mónica Antonópulos, Paola Barrientos, Ana Katz, Diego Gentile y más.   ¿Cómo fue el trabajo con ellos?

Esteban: Fascinante porque todos los que estaban ahí querían estar ahí. Todos los actores, incluso aquellos que tienen dos textos están impecables. Nadie está de más. Y la escena de Ana katz con Valeria me parece épica. Para mí actoralmente hablando es una de las mejores que nos trajo el cine argentino. Si hasta ese momento  la película no te produjo nada tenes que ir hacerte tomar el pulso porque estás muerto. 

Malena: A  Ana Katz no la conocía pero era muy fan de su laburo así que me gustó mucho compartir tiempo con ella . Lo mas flashero fue trabajar con Vale porque además de que es una bestia como actriz nosotras  éramos amigas desde antes así que teníamos esa ventaja al lidiar con las amistad de los personajes.  Yo nunca había hecho un drama y creo que de no haber sido por ella quizás no  me hubiera animado. Además de que después de cada escena le preguntaba si había estado bien.  Es mi amiga y  sabés que te va a decir la verdad y que me podía decir cosas como: La verdad que estás llorando muy mal, no lo hagas así. Fui un poco intensa pero por suerte para ella no me tocaba ir todos los días. (risas). 

EC: Si pudieras elegir a un personaje para que tenga su propio spin-off ¿De quién te gustaría ver un poco más?

Esteban: Creo que del de Ana Katz y del de Malena también, pero también sumaría al del médico porque me intriga su vida. Va todos los días a visitar personas que se van a morir. Diez horas por día en contacto directo con la muerte. 

Desde mañana pueden encontrar El Cuaderno de Tomy en Netflix.