El Aníbal de Axel

El Canciller - Comentarios
@Riley Cat Designer - Bolso bandolera Mujer
@dutiable Undeniablʏ imagine that which...
@
@Sandales Plates pour Femme Sydney
@Herren NRGY Neko Sport Turnschuh

No sé si usted lo sabe pero, por lo general, al porteño hay que ayudarlo a cruzar el Puente
Pueyrredón. Eso hizo el quilmeño Carlos Bianco con el egresado del Nacional, Axel Kicillof.
Los amigos keynesianos no cayeron en la parálisis por la derrota de diciembre de 2015 y,
aunque podrían haberse quedado en CABA para repetir Kicipaloozas —como el de Parque
Centenario, diez días después de asumido Macri—, eligieron la Provincia de Buenos Aires. En el conurbano los globos amarillos del modelo neoliberal se pincharían solos y más rápido.

En marzo de 2016, más de 3000 personas se amontonaron en las canchas de papi fútbol de
la Universidad Nacional de Quilmes para escuchar al ex Ministro de Economía hablar sobre
ajuste, endeudamiento y desindustrialización. Fue idea de Bianco, romanticón, llevarlo allí
donde se habían conocido durante el segundo semestre del 98, cuando como alumno de
Comercio Exterior asistía al curso que Axel brindaba sobre Corrientes Económicas
Contemporáneas. Estudiante del turno noche, camionero de día: “Carli” manejaba uno de los
dos camiones que su viejo tenía para hacer transporte y logística.

La formación del afiliado al PJ y también presidente del Club Social y Deportivo Tucumán,
en Quilmes Oeste, continuó con un posgrado en Economías Latinoamericanas en CEPAL y
un doctorado en Desarrollo Económico. En 2002 se convirtió en ayudante de la cátedra
Teubal/Kicillof de Economía II para la carrera de Sociología en la UBA y en 2004 se sumó a
CENDA. El think tank de su referente y mentor era todavía lejano al kirchnerismo, no solo
por sus ideas sino porque se conformaba por una estudiantina ajena a la rosca en la que sí
entraron años después. Ya en la función pública, entre 2013 y 2015, Bianco fue secretario de
Relaciones Económicas Internacionales en Cancillería. Desde la experiencia, Héctor
Timerman le decía que aflojara un poco con la lectura de los diarios. Bianco, un tipo de sus
afectos, lo bancó hasta el final de su enfermedad.

Ahora venga, lector, pase, si yo sé que lo que usted quiere es ver el Clio. El corcel modelo
2011 que hizo posible la cruzada bonaerense, el bólido que fue oficina, sala de reuniones y de
prensa. En tres años y medio de campaña “pueblo a pueblo”, recorrió los 135 municipios de
la provincia madre, acumuló varios miles de kilómetros y pesos en multas. Pero valió la pena,
porque después de tanto trajín el conductor, armador y jefe de campaña se transformó en
Jefe de Gabinete de Ministros. La victoria se festejó con los temas de Les Kukis a todo
volumen, como en las recorridas, y con el Kicimovil, corazón de la fiesta, metido en el Morán,
el espacio cultural de Kicillof. Meta “pim, pum, para la provincia” pero en Agronomía.

Después del jolgorio llegó la realidad, muy de la manito del Covid. Hoy, dicen desde La Plata
que Bianco “quiere ser el Aníbal de Axel”. Valora en público el rol de Máximo y dice que La
Cámpora tiene territorio en todo el país con “una capilaridad muy importante”. Pero por lo
bajo certifica que “el gobernador es Axel, los lugares son de Axel”.

Te recomendamos leer

Entre los intendentes que reportan directo a Olivos y Bianco dicen que hay “desprecio mutuo
a cielo abierto”. El perfil de hombre recio no le alcanza para subordinarlos y el plan jefatura
friendly, a lo Fede Salvai, no le interesa. Mientras tanto, Carlos atiende sin pausa a la prensa
y cuenta los malabares que se hacen en PBA para gestionar la pandemia. Debe pensar con
nostalgia en los mates que Axel le pasaba mientras él manejaba y el sol todavía no les daba
tan de frente.