Consejos buena onda del “Oficinista Obse”

El Canciller - Comentarios

Lo principal es tomarse recreos de la tara.

La tara es querer cambiar de canal en una tele que es el mundo, con un control remoto sin pilas que es la mente.

El disco se rayó ahí, en pensar en algo esperando que se derrita o crezca. El Oficinista Obse sabe que hay maneras de hacer más liviano este videogame atribulado.

The exercise es interpretarse a favor. El Oficinista Obse cae con una coca común grande y dos paquetes de Jorgito, a fumar con unos pibes que se sientan en una dársena de la 9 de Julio. Después el Oficinista Obse sufre porque es jueves al mediodía y está fuera de foco.

Pero ajusta rápidamente para ver la enormidad del día. Pasa a parecerle poético y eficiente a nivel operativo haberse escapado del escritorio, se siente contento de tener el timing de saber cuándo rajar. Se interpreta a favor.

Funciona mucho mejor autoengañarse con cariño. Mucha gente está contento a pesar de que le va va como el tujes gracias a espolvorearse las dosis correctas de azúcar.

El Obse corre el peligro cercano de ser un dolor de huevos para las personas que frecuenta de tanto querer charlar de temas recalentados.

Aprovecha las lagunas de bandera celeste y paz mental, para pedir descuento por Obse a los amigos que tuvieron que bancarse pedidos de atención como ladridos.

El Obse tiende a ser irreductible en lo que cree. Piensa juntando pruebas, arma conspiraciones donde en realidad hay gente que colgó en contestar. El Oficinista Obse mira clases en YouTube para aprender a dudar de sus ideas.

El Obse necesita una gran explicación. El Oficinista Obse sabe que la peor de todas es creer que todo está perdido, si tuviera fuerza de voluntad iría los domingos a una iglesia evangélica.

En el manual de supervivencia del Obse está juntarse con personas con la imaginación más ordenada. Es fuerte el imán entre los locos, así que es probable que el Obse forme parte de una pandilla de intensos de la realidad. Hay que circular para ventilarse.

El Oficinista Obse sabe que el pensamiento afiebrado también es una herramienta, como ver algo y que se haga un cuadro sinóptico con luces que iluminan.  Se fija cómo hacer para correrse parte del tiempo del corral de gente que no descansa.