Operaciones o extorsiones: la disputa en torno a las denuncias contra el fiscal Stornelli

El Canciller - Comentarios

Las investigaciones periodísticas de las principales plumas del oficialismo y la oposición se contraponen en torno al fiscal Carlos Stornelli, para los medios afines al Gobierno extorsionado y para los opositores, extorsionador. A raíz de dos publicaciones de Horacio Verbitsky en el medio que él mismo dirige, El Cohete a la Luna, el trabajo del fiscal a cargo de la conocida “Causa de los Cuadernos” fue puesto en tela de juicio y defendido por algunos periodistas del diario La Nación y Clarín, como Hugo Alconada Mon (admirador confeso de Verbitsky), que desestimó la declaración de Marcelo D’Alessio -por inconsistente- y Joaquín Morales Solá, que arguyó sobre que sobre el fiscal se configura una operación propia de “torpes embaucadores”.

Las dos publicaciones de Verbitsky narran un par de intentos, llevados adelante por operadores judiciales, para salvar de la cárcel a dos personas, una acusada de aparecer en la causa de los cuadernos y la otra no, aunque la táctica de D’Alessio -según afirma Verbitsky- consistió en hacerle creer que sí, a cambio de sumas importantes de dinero. Las tramas de ambas extorsiones fueron grabadas por los acusados -en audios de extensa duración- y replicados por Verbitsky en su portal, donde pueden escucharse.

La pregunta sobre la que Verbitsky no tiene dudas es si Carlos Stornelli está detrás de las extorsiones que se hacían en su nombre, y siempre con un modus operandi similar, o si es víctima de varios actores -abogados de estudios jurídicos con importante acceso a los altos mandos de Comodoro Py- que se autoproclamaron embajadores del fiscal para pedirle dinero a empresarios vinculados con la causa de corrupción a cargo del juez Claudio Bonadio.

Alconada Mon, por su parte, sostuvo que hay varias inconsistencias en las declaraciones de D’Alessio, desde su presunta actividad laboral en la oficina antidrogas norteamericana, la DEA, hasta varios pormenores que adquieren relevancia en el marco de la causa de los cuadernos, como cuan cercana en la relación del abogado (cuyo título también está ahora puesto en duda) con funcionarios y empresarios que nombra.

Detrás -o delante- de ambas espadas del periodismo de investigación está la disputa entre el oficialismo y la oposición kirchnerista. No sólo por la conocida cercanía entre el fiscal Stornelli y el presidente Mauricio Macri, sino porque la causa de los cuadernos es uno de los ejes de campaña oficialista para los comicios presidenciales, en los que los estrategas de Cambiemos buscan enviar a segundo plano los temas económicos, con poco que mostrar, y levantar las consignas vinculadas a la corrupción, según las encuestas, las dos mayores preocupaciones del electorado después del bolsillo.