Operación contra Sampaoli, internas y sensaciones de eliminación: el día después de la Selección

El Canciller - Comentarios

La derrota por goleada (3-0) ante Croacia fue solo el comienzo de la catástrofe. La comitiva de la Selección Argentina no había abandonado todavía el estadio de Nizhny Novgorod y las internas ya habían explotado: en la conferencia de prensa de Sampaoli y en la zona mixta con los jugadores.

El divorcio entre el plantel y el cuerpo técnico es definitivo. Los cambios de esquemas y de jugadores, los poco convencionales entrenamientos y el hermetismo de Sampaoli pesaron en unos jugadores que tampoco aportaron lo suyo dentro de la cancha.

La actuación pálida, tímida, cobarde y sumisa de los futbolistas fue el principal detonante para la locura del director técnico, que, tras 13 partidos y 59 convocados distintos, nunca pudo imprimir su estilo y funconamiento en la albiceleste.

La Selección no había abandonado todavía el estadio de Nizhny Novgorod y las internas entre el cuerpo técnico y los jugadores ya habían explotado

Y la interna entre ambos sectores se trasladó a la concentración en el Bronnitsy Training Centre. O al menos eso es lo que intentaron impulsar desde, según Leonardo Paradizo, el entorno de Daniel Angelici, y que luego fue replicado por varios canales deportivos y de aire.

La operación para desestabilizar a Sampaoli fue ejecutada desde la dirigencia de AFA y replicada por Nicolás Wiñazki, Franco Mercuriali, Marcelo Palacios, Flavio Azzaro y Diego Diaz, entre otros, en los programas No Todo Pasa de TyC Sports, TN Central de Todo Noticias y Fox Sports Radio.

Según lo que dejaron trascender, algunos referentes del plantel se habrían reunido en una de las habitaciones de la concentración para cerrar filas y exigirle al entrenador que diera un paso al costado de manera inmediata y que, ante Nigeria, se hiciera cargo de la conducción Jorge Burruchaga.

Sin embargo, en la mañana del viernes en Argentina, muchos se encargaron de desmentir estas versiones aunque confirmaron que Sampaoli sí se iría, pero recién después de la cita mundialista, que, se estima, será durante la próxima semana cuando quede eliminada en la tercera fecha del Grupo D.

Así lo sienten unos jugadores golpeados y deprimidos, y el cuerpo técnico de Sampaoli, que ya hace planes para el futuro. Un futuro no tan inmediato como el encuentro ante Nigeria, sino la chance de no regresar a Argentina con el plantel y tomarse un descanso antes de retomar las actividades futbolísticas.