“Ocho días”: le pone la UE un ultimátum a Maduro para ir a elecciones y pide USA congelar sus activos

El Canciller - Comentarios

Las potencias europeas le impusieron un ultimátum de ocho días a Nicolás Maduro para convocar elecciones generales en Venezuela y reconocer a Juan Guaidó como presidente interino.

En una acalorada sesión extraordinaria del Consejo se Seguridad de la ONU, Rusia, por su parte, acusó directamente a Estados Unidos de “orquestar un golpe de Estado”.

Luego de que Guaidó se reconociera “presidente encargado” y Maduro ratificara su poder en el respaldo de la Justicia, las Fuerzas Armadas y una parte de la población, España, Francia, Alemania y Reino Unido divulgaron un comunicado casi idéntico sobre su postura hacia la crisis en el país petrolero.

“Si en el plazo de ocho días no hay una convocatoria de elecciones justas, libres y transparentes en Venezuela, España reconocerá a Juan Guaidó como presidente de Venezuela”, afirmó el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, durante una conferencia de prensa.

El canciller británico, Jeremy Hunt, afirmó a su vez que “Guaidó es la persona necesaria para lograr que Venezuela avance” y también reclamó que se anuncien “nuevas elecciones imparciales en ocho días”.

Sin embargo, la tensión escaló en Venezuela cuando la Unión Europea adelantó también que “tomará medidas” si no se convocan elecciones “en los próximos días”, según anunció la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

En el Consejo de Seguridad de la ONU, que trata la crisis venezolana a petición de Estados Unidos, los cruces fueron directos y con poca diplomacia, ante la presencia del canciller venezolano, Jorge Arreaza.

Luego de que Rusia acusara a los estadounidenses de querer “orquestar un golpe de Estado” en Venezuela, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aseguró que el presidente Maduro lidera un “Estado mafioso ilegítimo”.

Finalmente, Pompeo llamó a todos los países a congelar sus transacciones financieras con el gobierno de Nicolás Maduro: “Esperamos que cada una de las naciones se aseguren de desconectar sus sistemas financieros del régimen de Maduro y permitan que los activos que pertenecen al pueblo venezolano vayan a los legítimos gobernantes de ese Estado”.