20/05/2019
Viernes 03 de Mayo de 2019 Desfile de poder

Muere un modelo sobre la pasarela y la semana de la moda continúa con su agenda de desfiles

La Semana de la Moda de San Pablo (SPFW) terminó con una muerte sobre la pasarela y con un cúmulo de críticas sobre la decisión de continuar con los desfiles, flashes y presentaciones de colecciones de moda.

El modelo brasileño Tales Cotta, de 26 años, se había ganado su lugar en el universo fashionista pero su vida terminó en la pasarela del desfile de la marca Ocksa, que se realizó en la última jornada de la Semana de la Moda de San Pablo.

“Siempre estuvo muy sano y se cuidaba con exámenes (médicos) periódicos, pero las fatalidades acontecen y era su hora”, escribió su madre, Heloisa Cotta, en Facebook.

Cotta estaba desfilando para la marca Ocksa cuando comenzó a tambalearse mientras retomaba la recta final de la pasarela. Lentamente fue perdiendo el equilibrio terminando desvanecido en el suelo y con pérdida del conocimiento. Los bomberos se presentaron de inmediato en el espacio y lo trasladaron de urgencia a un hospital cercano pero murió dos horas después del desvanecimiento.

Tales era modelo de la agencia Base MGE, pero hacer su carrera no fue sencillo. Su agente, quien lo descubrió en 2011 en Minas Gerais, recordó que el joven sufrió rechazos por su 1.78 metros, una medida baja para los estándares de la moda masculina.

Su familiares y amigos más cercanos se ocuparon de desmentir la primera sospecha que comenzó a circular después del deceso en relación a una dieta restringida, ingesta de drogas y problemas con el alcohol.

El joven estaba sano y tenía hábitos saludables: era vegetariano, practicaba yoga y no tenía ninguna enfermedad. El parte médico, que fue informado por la Policía Civil, indicó horas más tarde que Tales sufrió una muerte súbita sin causa determinante aparente.

La firma Ocksa expresó su dolor en su cuenta en Instagram: "Todo el equipo Ocksa lamenta profundamente y está consternada con la noticia", así como también la cuenta oficial de la semana de la moda brasileña y la de la revista más prestigiosa, Vogue Brasil.

Sin embargo, la programación fashionista continuó con normalidad al día siguiente de la pérdida del modelo, llevándose a cabo los desfiles previstos de las marcas Ponto Firme y Cavalera.

Tras pedir un minuto de silencio, la marca de Gustavo Silvestre, Ponto Firme, llevó a cabo un desfile que se convirtió en todo un manifiesto de reivindicación de la lucha por los derechos de los presos y el racismo institucional en Brasil.

Ponto Firme es una revolucionaria marca que da trabajo a reclusos de la cárcel Adriano Marrey, quienes confeccionan prendas mediante la técnica del crochet.

Las modelos, por su parte, decidieron homenajear a su colega muerto con carteles escritos a mano que decían “Luto“ y “Amor“. Incluso, durante la presentación del desfile de Cavalera, el último de la grilla, el rapero Rico Dalasam criticó con fuerza esta actitud.

Se paró en la pasarela diciendo: “Nadie tenía que estar aquí, el hombre acaba de morir ¿no es así?, tenemos que respetar la vida de la persona”. Ninguno de los presentes se levantó de su asiento.

Horas antes de su muerte el modelo había publicado una foto en su cuenta de Instagram sobre el evento, el más importante de la moda para América Latina. El velorio se realizó el pasado lunes en la Capilla del Hospital Cesar Leite en Manhuacu, ciudad en Minas Gerais, el lugar en donde había nacido.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]