26/06/2019
Jueves 11 de Abril de 2019 Desfile de poder

Moda narco: lanza el Chapo Guzmán una línea de ropa antes de recibir cadena perpetua

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, más conocido como el “Chapo Guzmán”, detenido en Nueva York por delitos cometidos como líder del Cártel de Sinaloa, lanzó su línea de ropa.

Junto a su esposa Emma Coronel, uno de los narcotraficantes más famosos del mundo le prestará su nombre a la moda con el objetivo de desarrollar un negocio familiar que le deje una herencia a las hijas gemelas de ambos.

Guzmán -que también cuenta con serie propia, coproducida por Netflix y Univisión- no descansa en su afán de generar negocios desde la prisión de máxima seguridad de Manhattan en la que se encuentra, tras haber sido declarado culpable por dirigir una empresa criminal, tráfico de drogas, torturas, sobornos y asesinatos por la justicia norteamericana en febrero de este año.

Mientras espera la sentencia que probablemente lo condene a cadena perpetua, se dedica al negocio fashionista que ofrecerá “ropa de narco”, incluyendo remeras, gorras visera, camperas de jean y fundas para celulares.

En 2016, Guzmán tuvo la oportunidad de convertirse en ícono de moda cuando se viralizó una imagen junto a Sean Penn, en el marco de la entrevista para Rolling Stone que realizaron en un escondite en la montaña.

La camisa que lució, de la marca argelina Barabas, cuyo costo ascendía a US$128, comenzó a ser demandada y rápidamente agotada en las tiendas de la marca confirmando que la “ropa de narco” contenía una potencialidad para la canibalesca industria de la moda.

En la tienda online de la marca la camisa era promocionada con la descripción "la más buscada", haciendo un juego de palabras con el pedido de captura internacional del líder narco, y se agotó en pocos días.

Otro de los objetos memorables inspirados por el Chapo son las gorras visera con el 701, el número adoptado por sus seguidores para homenajearlo desde que en 2009 la revista Forbes lo posicionara en ese puesto en el listado de las mayores fortunas mundiales.

La relación entre la moda y las drogas no es un hito fundacional de Guzmán. No sólo como estilo de vida de los participantes del negocio, en donde las modelos hiperdelgadas y ojerosas como Kate Moss se convirtieron en emblemas representativos de cierta glamourización de una época, sino que también funcionó como inspiración para diseñadores de moda en distintos momentos de la historia.

Hace tres años, Jeremy Scott diseñó para Moschino una colección cápsula que generó una petición en el sitio change.org apelando a la responsabilidad moral de la marca, que llevó a la pasarela una serie de prendas y accesorios que incluían píldoras y blisters de medicación.

Raf Simons, por su parte, desembarcó en 2018 con una colección repleta de remeras con frases alusivas a la industria narcótica como “Drugs” o “LSD”. Lo que para la opinión pública no quedaba claro era si la propuesta era crítica o celebratoria del consumo, si invitaba a reflexionar sobre una problemática o solo estaba registrando el mecanismo de amortiguación del dolor de la vida posmoderna.

Según afirmaron los abogados de la familia, el Chapo no percibirá ganancias del nuevo negocio familiar. Las destinatarias finales del emprendimiento serán las gemelas hijas de Guzmán y Coronel, y el objetivo de la joven esposa del narco es "proyectar mi estilo y el de Joaquín, pero con agrado de todos, entonces espero contar con sus opiniones", explicó a sus seguidores en Instagram.

También se encargó de aclarar en una entrevista que la nueva firma no tiene nada que ver con la marca de ropa y accesorios "El Chapo 701", promovida por la hija del narcotraficante Alejandrina Gisselle Guzmán.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]