26/08/2019
Viernes 05 de Abril de 2019 Política

Cumbre nocturna entre el PRO y la UCR para discutir sobre la crisis económica ¿y Lousteau?

María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Alfredo Cornejo y Gerardo Morales cenaron anoche en un conocido restaurant del barrio porteño de Recoleta, a pocas cuadras de donde vive el jefe de Gobierno. El encuentro no fue estrictamente secreto, pero sí improvisado. De hecho, el gobernador de Mendoza debió suspender una actividad de campaña junto a un candidato propio para volar a Buenos Aires. Esperaba encontrar sentado en la mesa al presidente Mauricio Macri, pero no ocurrió.

Según reveló Infobae, la cena en la que se cristalizó la nueva "mesa política" de Cambiemos comenzó cerca de las 21 y terminó minutos antes de la medianoche. Estuvieron representadas las dos "alas" del PRO y también los dos bandos de la UCR con los que el macrismo puede, todavía, sentarse a negociar: los "amarillos", representados por Morales, y los que quieren una interna, representados por el mendocino, que además es presidente del Comité Nacional del radicalismo. No hubo ningún representante del sector de la UCR que quiere romper con Cambiemos y apoyar a Roberto Lavagna. 

El gran debate de esta semana entre ambos partidos es la versión, publicada por Clarín, de que Macri podría ofrecerle la vicepresidencia a un radical, aunque los asistentes al evento aseguraron que no se habló del tema. Anoche, en A24, Frigerio no descartó la posibilidad de que Martín Lousteau, el hombre con el que los radicales pretendían competir contra el presidente, sea finalmente el elegido para integrar la fórmula. 

"No me parece un disparate. Tenemos muchas más coincidencias que disidencias con él y puede estar mucho más involucrado de lo que ha estado en la solución de los enormes problemas que tiene Argentina. Ojalá sea así", afirmó en el programa de Luis Novaresio, que había sido grabado más temprano pero se emitió mientras se desarrollaba la cumbre en Recoleta.

Sí se discutió sobre el lugar que tendrá el radicalismo no solo en la campaña sino en el futuro gobierno. En la Casa Rosada ya aceptaron que el poder de Macri se diluye con el correr de la crisis y la alianza con la UCR y la Coalición Cívica necesita mostrarse fortalecida de cara al proceso electoral. Por eso ahora se plantea una suerte de reformulación en el esquema de reparto del poder, en el que los gobernadores y legisladores radicales tendrán más peso en la toma de decisiones. Ayer no asistió un hombre clave en la relación entre el radicalismo y la Rosada, el cordobés Mario Negri, concentrado 100% en la elección en su provincia.

"El tema de la vicepresidencia radical no hablamos, es un tema secundario. Hay una predisposición del Gobierno pero acordamos discutirlo a fines de mayo, la prioridad es la economía real", sostuvo Morales esta mañana en diálogo con radio La Red, y agregó: "Hablamos de trabajar en una serie de medidas para reactivar la economía y combatir la inflación".

Según acordaron anoche, los referentes radicales serán informados de las decisiones que tomen el presidente y su gabinete, y no se enterarán "por los diarios", como se quejaron en reiteradas oportunidades. Incluso serán consultados previamente en cuestiones que el Poder Ejecutivo tenga que definir y afecten a las provincias. Otros temas de alto interés para la UCR son el aumento de tarifas y el acuerdo con el FMI. En ese sentido, se habló de la posibilidad de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujvone, reciba a la cúpula radical en los próximos días para explicarle los alcances del programa económico de este año y recibir propuestas para enfrentar la crisis. Los equipos técnicos del radicalismo ya trabajan en ese informe.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]