18/09/2019
Domingo 31 de Marzo de 2019 Política

Encarna Galperín la pelea del Gobierno con el clan Moyano y se le anima al gremio más poderoso

En medio de las tensiones en la relación de Cambiemos con los Moyano, uno de los empresarios favoritos de Mauricio Macri, el CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, abre un centro de distribución y, profundizando la disputa, se niega a enmarcar a sus trabajadores dentro del convenio de Camioneros.  

La instalación de Galperín será en el Mercado Central y consiste en un centro de 65 mil metros cuadrados para almacenamiento y distribución de compras online. Allí realizó una inversión de US$71 millones. El proyecto es prometedor porque significará un avance en materia de logística, ya que se clasificarán de manera automática más de 14 mil paquetes por hora.

El conflicto con el gremio de Camioneros, al mando de Pablo Moyano, surge porque afirman que los trabajadores que se encargan de la repartición pertenecen al sindicato y que según el convenio con esa rama, deberían cobrar más. En tanto, hay quienes confirman que en realidad se trata de una cuestión política, porque Galperín desea tener lejos al exlíder de la CGT.

Desde el gremio de Carga y Descarga, el secretario general Daniel Vila, explicó que hay un convenio ya homologado con la empresa para los 80 empleados actuales del lugar y que los problemas deberá resolverlos la Secretaría de Trabajo o la Justicia. Por otro lado, Marcelo Aparicio de Camioneros, opinó que se trata de “una guerra del Gobierno contra Camioneros de la que participa Mercado Libre”. 

"Hablamos con Camioneros, pero no negociamos. No hay nada que negociar ni discutir”, habría comunicado la empresa, que además aseguró recibir presiones y amenazas de bloqueos y paros. 

Mercado Libre es una de las compañías que más crecimiento tuvo en la última década, de hecho, en 2018 logró aumentar 53% en volumen, más allá de la recesión. Su valor de mercado es de más de US$22 mil millones, superando el número de varios bancos, del Grupo Clarín e inclusive el de la petrolera YPF. Las devaluaciones de la crisis económica actual, favorecen sus activos y ayudan al aumento de su cartera financiera.  

Pero aunque se trata de un negocio muy redituable y en pleno auge, entre los más de 3 mil empleados locales que tiene el gigante del e-commerce, sólo el sector de atención al cliente se encuentra dentro del marco del convenio de Comercio. El resto, está catalogado como “empleo calificado fuera de convenio”, lo que les quita a los trabajadores la posibilidad de una negociación salarial colectiva. 

Otro de los focos de asperezas podría tener que ver con OCA. El Gobierno inició hace unos meses las negociaciones para enviar a la quiebra la mayor empresa de correo privado del país. La idea prima era que el personal fuera absorbido por dos sociedades anónimas, pero ahora, uno de los nombres que se barajan para su compra y sostenimiento es el de Galperín. 

El objetivo de las conversaciones de las que participa Moyano es evitar que se profundice un conflicto laboral que puede llegar a afectar a unos 7 mil camioneros.

En varias oportunidades Galperín le pidió al oficialismo que avanzara con la reforma laboral y que siguiera el modelo de Brasil. En este momento, en medio de la campaña electoral, el empresario podría sacarle provecho a su relación cercana con Macri, para obtener acuerdos que favorezcan al negocio y la política. 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]