22/05/2019
Lunes 10 de Diciembre de 2018 Deportes

Dos Libertadores, nueve títulos y el gen copero: la memorable dinastía de Gallardo y Biscay

¿Marcelo Gallardo es el entrenador más valioso de la historia de River Plate? Por lo pronto, esta noche en Madrid sumó un nuevo argumento que le da lugar a la discusión. Cuatro años y medio después de asumir la dirección técnica del club de sus amores, alcanzó su segunda Copa Libertadores, la mitad de las que el club exhibirá en sus vitrinas a partir de mañana.

El Muñeco, que desembarcó en 2014 para reemplazar al histórico Ramón Díaz, dejó atrás las vacilaciones del comienzo y hoy, con su noveno título al frente del primer equipo -en 12 finales-, igualó la línea del riojano

Además de los dos trofeos continentales, el monarca riverplatense posee en su currículum una Copa Sudamericana, dos Copas Argentina, dos Recopas Sudamericana, una Suruga Bank y la memorable Supercopa Argentina en la que también venció a Boca Juniors. Ante los equipos grandes de Argentina por torneos de la Conmebol, está invicto: ganó 7 partidos, empató 5 y siempre venció en las series eliminatorias.

Si se alude a los campeonatos conseguidos como entrenador y jugador, Gallardo se posicionó -con 17- más cerca del máximo ídolo de la institución, Ángel Labruna, quien lidera cómodo la tabla de preseas, con 22. Atrás quedaron Ramón Díaz y José María Minella, con 14.

Más allá de la cantidad de títulos, el valor agregado que le impregnó el Muñeco al club fue recuperar el gen competitivo que había extraviado en la última década. El ejemplo más elocuente lo representan los mano a mano con su clásico rival: ganó los cuatro que disputó -Sudamericana 2014, Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2018 y Libertadores 2018-.

Por otra parte, quien también se consagró como un ganador a lo largo de este ciclo fue su ayudante de campo -en el final del certamen convertido en entrenador-, Matías Biscay. En ocho partidos dirigidos, ganó cinco e igualó tres, y estuvo en el banco de suplentes en las dos finales de Libertadores que ganó River. 

"Con Marcelo nos abrazamos y lloramos", reveló horas después del título, cuando la algarabía se había trasladado desde el campo de juego a las calles madrileñas y porteñas. No era para menos; con este título, sus nombres quedarán inmortalizados por siempre. 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]