23/07/2019
Domingo 28 de Octubre de 2018 Elecciones en Brasil

Ballotage: con Bolsonaro como favorito, elige Brasil a su presidente en un clima de máxima polarización

147 millones de brasileños votarán hoy a un nuevo presidente. En uno de los ballotages más importantes de la historia del país, los ciudadanos deberán elegir entre el candidato de la ultraderecha, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL); y el izquierdista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, abanderado político de Lula da Silva, el expresidente ahora detenido por una causa de corrupción.

La campaña estuvo marcada por agresiones y la repercusión de muchas noticias falsas en las redes sociales. De esta manera, se configuró en Brasil una grieta política sin igual que caló hondo en todos los sectores y en todas las franjas etáreas de la sociedad. La elección se mira con detenimiento en Argentina ya que la repercusión política no será menor.

 

Con una participación política que data desde 1991, Jair Bolsonaro tiene la delantera para quedarse con la presidencia de Brasil. En la primera vuelta ganó con el 46% de los votos, quedando a tan solo 4 puntos porcentuales de evitar el ballotage. De hecho, si se hubiese tratado del sistema electoral argentino, se habría consagrado ganador en primera vuelta, ya que alcanza con el 45% de los votos para ganar la máxima investidura política.

Excapitán del ejército, con una campaña plagada de comentarios machistas, xenófobos, homofóbicos y misóginos, Bolsonaro se perfila para ganar incluso si solo se tuviese en cuenta el voto femenino. Su discurso gustó en todas las edades: ganó entre los jóvenes, los adultos y los ancianos.

 

Al imponerse con el 46% de los votos frente al 29% de Haddad, Bolsonaro demostró la buena recepción que tienen las campañas contra la inseguridad. Anunciando una política migratoria dura, poca tolerancia con la delincuencia y fuertes críticas al clientelismo, se hizo con los votos de casi la mitad del electorado con la ruptura del sistema como bandera. La existencia de un candidato católico y cercano al Opus Dei, Gerardo de Alckim, quien obtuvo el 5% de los votos, le permite a Bolsonaro estar confiado de que no le costará sumar lo que falta para ganar la presidencia.

Anoche, la encuesta de Datafolha le dio al ultraderechista un 55% de la intención de votos válidos, frente a 45% del candidato del PT. En nueve días, la diferencia se achicó de 18 a 10 puntos. En tanto, Ibope le otorgó al exmilitar una ventaja menor: 54% a 46%. En mayor o menor medida, todos los sondeos lo dan como ganador.

Los comicios brasileños aportar un experimento útil para la Argentina de cara a 2019. El fracaso de la elección de Lula da Silva de elegir un abanderado pone a recalcular al peronismo ante la posibilidad de que Cristina decida no ir y poner a alguien en su lugar. En tanto, dan muestra de cuánto impacta el discurso anti-delito en el electorado y acentúan la crisis de representatividad de los proyectos de centro izquierda en la región.

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]