24/03/2019
Jueves 11 de Octubre de 2018 Entreselfies

Schargrodsky: “Macri no está acostumbrado a lidiar con las tensiones de la democracia”

En tiempos en los que la “grieta” está a la orden de día y en los que la política sólo se discute en términos de blanco o negro, todavía hay quienes tratan de ir un poco más allá. Es el caso de Iván Schargrodsky, periodista político de 29 años e hincha de River, que actualmente conduce El Diario en la pantalla de C5N, junto a Luciana Rubinska. De 18 a 20, el programa suele liderar el rating de la TV por cable en esa franja horaria.

Schargrodsky, que también está al frente de Esto recién empieza, por la misma señal, y de El fin de la metáfora, en AM 710, destaca el trabajo que se realiza en C5N, aunque intenta quitarle el calificativo de “canal opositor”: “Si bien hay una mirada crítica sobre el Gobierno, yo le escapo a las categorías de oposición-oficialismo cuando se trata del periodismo porque conozco como piensan mis compañeros de trabajo. Hay mucha heterogeneidad en la visión de la realidad, sea quien sea que gobierne”.

¿A qué le atribuís el éxito que está teniendo C5N?

Hubo cierta inteligencia en captar un público que no está prácticamente representado. Más allá de eso, no hay ningún secreto, simplemente contamos lo que pasa.  

Por suerte, en términos periodísticos, porque habla bien de una lectura y rigor informativo, pero infelizmente en términos sociales y ciudadanos, decimos lo mismo que decíamos durante la campaña de 2015. 

Por expectativa o esperanza hacia la administración del Presidente, advierto que un porcentaje de la sociedad no estaba convencida de nuestro planteo, sobre lo que decíamos que realmente era el programa político y económico de Macri. Pero hoy ese sentido está en disputa.

 

En el ejercicio periodístico, ¿notás alguna diferencia entre el kirchnerismo y el macrismo?

En lo que refiere a presiones o llamados del poder, es lo mismo. Sí percibo que es más monocromático el campo de voces que hay hoy en Argentina.  Hay menos oferta de visiones. Durante el kirchnerismo, el mapa de medios era más policromático y ahora se invirtió.

 

¿Qué ocurre en este contexto con los otros medios hegemónicos?

Clarín es clarinista. No era “k” en los primeros años de Néstor Kirchner y tampoco fue macrista al comienzo de la gestión de Macri. Es una estructura de poder y obtiene la mayor cantidad de negocios que pueda. Así funciona el poder en Argentina. Los gobiernos, cuando inician, son muy permeables a las presiones de los medios y después empiezan las disputas de audiencia.

 

¿Creés que le están empezando a soltar la mano a Macri?
Considero se le dio un período de gracia más largo del habitual al presidente. Así como a la gobernadora (Vidal) y a las estructuras oficialistas en general. Hubo un análisis más superestructural: la supervivencia de este proyecto político iba a ir de la mano de la supervivencia de las estructuras de negocios.

No es menor el hecho de que a C5N le trajo problemas haber tomado la postura que tomó; otros espacios no los tuvieron. Por ejemplo, la discriminación en materia judicial: fue elevada la causa a juicio contra los dueños del canal pero ellos siguen detenidos. El proceso normal que lleva una empresa se dificulta si sus dueños están imposibilitados de conducirla. Otros medios han afrontado situaciones similares, pero el proceso judicial fue bien distinto.

No descubro nada si digo que está la Casa Rosada interesada particularmente en esto porque lo expresó el presidente con el fallo de Farah y Ballestero (NdeR: en marzo de este año ordenaron la liberación del empresario Cristóbal López). Macri dijo que lo había indignado y anticipó que se iba a revertir. Finalmente fue lo que ocurrió y los jueces terminaron fuera de su lugar de trabajo. 

 

Justamente, tenés un tweet fijado en el que hablás de reclamar la libertad de expresión y las garantías constitucionales.

Hoy creo que están restringidas ambas. Una por una cuestión económica, de presiones de un sector del poder político y sus alianzas. Y la segunda, mucho peor que la primera. 

Coincido plenamente con lo que dicen los representantes de la coalición oficialista (Garavano, Gil Lavedra, Lipovetzky o el propio Pinedo) en cuanto a que la prisión preventiva tiene que ser excepción y hoy es regla en Argentina. Eso hace que las garantías constitucionales estén muy astilladas y lesionadas. 

Me "sorprende" que son siempre para el mismo lado. Las cuestiones vinculadas a la corrupción están englobadas dentro de un solo espacio político. Cuando eso pasa se transforma en persecución, no es búsqueda de justicia. Como dice Pepe Mujica, si los partidos de izquierda roban y los de derecha también, el problema es del ser humano y no la ideología o la política. 

Cuando los dirigentes políticos se expresan en contra del Ejecutivo y se les mueven causas en Tribunales está mal. No significa que Comodoro Py no pueda investigar a ex funcionarios, eso está bien. Pero el caso más emblemático es el de los Moyano. No tuvieron ningún problema mientras fueron socios políticos del Presidente, pero cuando se rompió la relación, cuando Moyano detonó la reforma laboral, se empezaron a mover los expedientes. El que no ve eso es porque tiene alguna incapacidad en materia de análisis o alguna decisión muy personal para no verlo.

No creo en esa manera de vivir la política, cuando se disputa en Tribunales en vez del Congreso o la Casa Rosada. Así como tampoco veo la política entre buenos y malos; esa mirada estética me aburre mucho y me parece medio perezosa.


¿Cuándo dirías que se terminó ese “período de gracia” de la sociedad para con el Gobierno?

Después de las elecciones de 2017, tras hablar dos años seguidos de la herencia, la sociedad le planteó al Gobierno: "Te dimos el voto de confianza para el cambio en 2015, tuviste dos años más. A partir de ahora, goberná". Y ellos siguieron haciendo lo que venían haciendo. Como dicen los norteamericanos: "No es un error, es una característica".
  
Pero, dentro de esas características, es un Gobierno que no da la talla. Lo dijo un diputado nacional: la realidad los midió, los pesó, y no dieron la talla. Incluso dentro de su manera de ver las cosas: no es que tenemos problema los que cobramos en pesos o los que ni siquiera cobran. También están muy enojados los inversores que entraron con bonos a 18% en pesos, que el Gobierno les aseguró que iban a ganar porque la inflación iba a ser de menos del 10%. Dentro de su propia matriz tampoco estuvieron a la altura.


De cara al 2019, ¿cuál creés que va a ser el papel que va a jugar Cristina?

No hay nada, viendo la historia del kirchnerismo, que me haga pensar que la persona que más votos tiene no participe de la contienda electoral.
 
Lo que va a pasar con la figura de Cristina es que ella va a decir qué hacer 20 segundos antes de que cierren las listas. Previo a eso habrá mucha gente que dirá  "Cristina me dijo esto ", "Cristina me dijo lo otro", y será todo mentira. La única que sabe que va a hacer es ella. El resto de las fuerzas opositoras debería generar los dos escenarios: uno si juega y otro si no. 

 

Se dice que al oficialismo le conviene que Cristina sea candidata

Todavía falta mucho. Con la foto de hoy seguramente sea así. El kirchnerismo también creía que le convenía que el candidato fuese Macri en 2015. Fomentó su figura, la alimentó y perdió. Puede pasar absolutamente cualquier cosa.
 
No creo, como dicen muchos, que el presidente tenga el boleto picado. No está derrotado el proyecto del macrismo, fundamentalmente por la dispersión opositora y el apoyo externo al presidente. Si fuera por cuestiones propias, si se revalidase la pericia del macrismo para gobernar, estarían de salida el año que viene.

 

Hablando de “la foto”, ¿qué opinás de la reunión del PJ?

Esa opción va a existir, aunque no veo una unidad total en el campo opositor. El desafío está en cuán amplia va a ser esa unidad.
 
En cuanto a la foto, el que más pierde es Massa, porque es el que más votos aporta entre los cuatro y el que más votos podría “rascar” de una opción kirchnerista. Urtubey es netamente oficialista, a Pichetto no lo veo como candidato a Presidente y Schiaretti me parece que va a tener que revalidar en Córdoba para no perder la provincia.

El único que tiene volumen propio es Massa. La mesa le resta pero él habrá hecho otro análisis evidentemente.

 

¿Y Carrió? Pareciera que perjudica más de lo que ayuda a Cambiemos.

No lo sé. O está lesionando la convivencia interna por una cuestión personal o está haciendo lo que hizo siempre, que es crearle la propia oposición al presidente para que no haya ruido por fuera de la alianza oficialista.
 
Pienso que ésta es la correcta porque Carrió fuera de Macri no tiene vida electoral. El tiempo lo dirá.

 

¿Evaluás una posible salida anticipada del Gobierno?

No. Se escucha mucho la pregunta de "cuándo explota todo". Y esto ya pasó, lo que estamos viviendo es producto de esa explosión. En Argentina estamos acostumbrados a que una crisis de proporciones es con muertes en la calle, salida anticipada, estado de sitio. Y eso es cuando estás al borde de la desintegración. Pero el programa económico que tenían ya no existe más. Lo que vivimos ahora son las consecuencias de ese crack.

Tampoco creo que haya una salida anticipada por la propia maduración de la sociedad argentina. Los dirigentes sociales y políticos saben que cuando se da esa situación de salida anticipada son ellos los más apuntados por la sociedad. Además, veo al peronismo con una responsabilidad institucional muy grande. No los veo azuzando, como se victimiza el Gobierno, para que haya una salida anticipada.

Los que toman decisiones en el país en la oposición han sido muy responsables con el Gobierno. Tanto en el Congreso como los sindicatos. Nadie puede decir que el movimiento obrero argentino haya sido irresponsable en estos tres años y eso que han perdido poder adquisitivo y puestos de trabajo.
 
Sí le piden al Gobierno que cambie el programa económico. Esas son las condiciones de la democracia con las que no está acostumbrado a lidiar el Presidente. Pero es un problema de él.
 

Te cambio radicalmente de tema. ¿Cómo vivís este momento de River?

Me tiene muy feliz este momento que atraviesa. Siempre se dice que una institución deportiva funciona bien cuando las tres patas (deportiva, institucional y la gente) tienen sinergia. Y creo que en River esto sucede.

El acompañamiento de la gente es muy grande, la cuestión institucional está en el mejor momento que yo recuerde y la parte deportiva está a la vista. 

Además, (Marcelo) Gallardo me genera afecto, incluso sin conocerlo personalmente. Su manera de hablar y trabajar, la forma de declarar, no tener pruritos morales o estéticos en cuanto a su trabajo. Todo eso me genera una empatía muy grande. Habrá que ver qué pasa en la próxima llave de la Copa.

 

¿Estás palpitando ya una posible final con Boca en la Libertadores?

La verdad no puedo imaginarme una final de Copa entre River y Boca. Sin dudas, se viviría con muchísima intensidad. 

River la tiene muy difícil con Gremio, pero tengo confianza en que Boca se va a quedar afuera con Palmeiras. Ojalá lleguen a la final con nosotros, pero creo que no va a pasar. 


Cuestionario Flotante

Netflix: Estoy mirando el documental de la vida de Trump, “American Dream”. Billions y Peaky Blinders también; me parecen casi literatura. The Crown es otra que me gusta.

Acompañamiento para el asado: Vino. El asado tiene que tener vino tinto, Malbec.

Periodista oficialista: Al que leo siempre es a Román Lejtman. Después hay otros que me gustan, pero no los tildaría de oficialistas sino que son “players”: Pagni, Willy Kohan.

La película que vio más veces: Perfume de mujer.

Jugador de River más puteado: No soy de putear jugadores. Pero no tenía el mejor de los conceptos de (Gabriel) Loeschbor. 

Un libro: Te digo tres. La fiesta del chivo, de (Mario) Vargas Llosa. De vidas ajenas, de (Emmanue) Carrere. Y El impostor, de Javier Cercas.

Puteada favorita: No insulto. Las que me salen cuando juego al fútbol no las puedo reproducir.

Emoji: y
 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]