19/08/2019
Lunes 27 de Agosto de 2018 Se comenta

Ser “hijo de” en tiempos de Instagram: dime qué foto subes y te diré qué tipo de madre eres

Cinco años después de su llegada al mundo, la China Suárez decidió mostrar la cara de su hija Rufina, fruto de su relación con Nicolás Cabré, y a los 20 minutos se convirtió en tercera tendencia de Twitter Argentina, estalló los portales de espectáculos y desató la emoción de sus fans. Del misterio a la exposición. Ser “hijo de” en tiempos de Instagram.

 

Mi budita amada

Una publicación compartida de China Suarez � (@sangrejaponesa) el

 

“Yo a veces me muero de ganas de mostrar su cara, pero el padre no quiere”, confesó la China hace unos meses, cuando le preguntaron por qué nunca había posteado una foto en la que se le vea la cara a su hija mayor. Al parecer, Cabré, que no maneja redes sociales ni tiene mucho feeling con las cámaras, fue la respuesta. Ella era una jodida porque mostraba a su hija de espaldas en las fotos, aunque quien más se oponía a mostrarla era él.

Tras cinco años de hermetismo, la foto que subió Eugenia Suárez a Instagram con la leyenda “mi budita amada” explotó las redes. Días antes había presentado a Magnolia, de seis meses, y contó que su pareja y padre de la bebé, Benjamín Vicuña, venía amenazándola con que iba a publicar una foto de ella.  

 

 

Magnolia

Una publicación compartida de China Suarez � (@sangrejaponesa) el

 

“¿Cómo le explicó a mi hija que se convirtió en meme?”, respondió Paula Chaves cuando los programas de chimentos la cruzaron porque, después de haber llevado a su hija Olivia a Showmatch, no había hecho lo mismo con Baltazar, su segundo hijo. La exposición fue un trago amargo y le sirvió de experiencia.

 

Cuando uno sueña algo fuerte fuerte ... siempre se cumple ♥️ Ph @hobbystudiocreativo @azareseventos

Una publicación compartida de Paula (@chavespauok) el

 

La grieta entre los famosos está marcada entre quienes hacen canjes con sus hijos y quienes no los muestran. Donde no hay grieta es en que, hagan lo que hagan, serán criticados en una lluvia de comentarios de ¿gente común? y en los programas de chimentos.

Francesca, la hija mayor de Wanda Nara y Mauro Icardi, fue la cara de una marca de ropa para niños y posó como una modelo. Además, en sus historias de Instagram, Wanda mostró el back donde la nena estaba rodeada de peluqueros y maquilladores. Las críticas no tardaron en aparecer. Si Mauro sube una foto con Francesca, no hay cuestionamientos, es una ternura.

 

Lanata dejó de lado las denuncias al kirchnerismo, la recesión económica y la inflación para enfocarse en cómo Marley exhibía a su hijo, Mirko, un rubio de ojos celestes que estalló el termómetro de la ternura y se convirtió en la estrella de sus viajes Por el Mundo con distintas celebrities argentinas.

 

 

Ser “hijo de” siempre costó caro. En época de redes sociales es aún peor. Las decisiones en torno a la maternidad siempre son cuestionadas, como no pasa en las paternidades. Marley y Jorge Rial están en el ojo de la tormenta porque son ellos quienes se encargan de sus hijos, pero cuando hay mamá y papá la única cuestionada es la madre. Juana Repetto, que sí sabe de tener padres famosos, tuvo que explicar casi en cadena nacional por qué seguía amamantando a su hijo de dos años, cómo, cuándo y dónde lo hacía.

 

Haters, así despido la #semanamundialdelalactanciamaterna y le pongo el pecho a sus comentarios ()

Una publicación compartida de Jua Repetto (@juanarepettook) el

 

Sofía Gala, Dalma Maradona y Candelaria Tinelli son la vieja escuela de la categoría a la que están ingresando Rufina y Mirko, la de “hijos de estrellas que son virales cada vez que mueven un dedo”. La exposición no cesó con los años, pero ellas decidieron seguir en los medios. Charlotte y Alexander Caniggia eligieron venir a Argentina y abrir camino de la mano de Showmatch para ser estrellas. Cuando las cámaras no los buscaban a ellos, ellos buscaron las cámaras.  

 

si, soy muy desordenada con la ropa

Una publicación compartida de LELÉ (@candelariatinelli) el

 

Jorge Rial, acostumbrado a ser él quien expone las miserias de los famosos, sufrió un revés este año. Se peleó con su hija Morena y todo fue expuesto por ella en sus perfiles en internet, hasta que terminó internada y le sacaron las redes sociales de su teléfono.

 

En un escenario ideal, el grado de exposición deberían elegirlo ellos mismos, a pesar de sus padres. Pero Rufina Cabré no decide ser tercera tendencia en Twitter solo porque su cara apareció en Instagram. Exposición sí o exposición no seguirá siendo un debate, aunque la condena a las decisiones en la maternidad parece que siempre será trending topic.

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]