22/09/2019
Martes 24 de Abril de 2018 Desfile de poder

Una secta puede imponer una tendencia de moda

Una secta puede imponer una tendencia de moda. Si no me creen, vean el documental de Netflix Wild Wild Country y entenderán porqué en las redes sociales se está jugando con los atuendos monocromo en las tonalidades del rojo, naranja, fucsia y violeta, acompañados por hashtags referidos al culto a Bhagwan Rajneesh, mundialmente conocido como Osho. 

Este gurú new age, cuyos libros fueron un éxito de ventas durante los noventa, estableció su primera comuna en la India en 1974 y se trasladó a Oregon en 1981 con sus fieles seguidores. La serie documental recupera imágenes de archivo y los combina con los testimonios de quienes participaron del movimiento siendo parte de este culto, y de los habitantes de Oregon que padecieron la ocupación de su estado de parte de los rajneeshees y que dedicaron sus energías a generar su expulsión mediante artilugios legales y de territorio.

Fuente New York Post.

¿Cómo entra la moda en el registro de la actividad de esta secta? A los pocos minutos de comenzada la serie documental podemos ver hordas de hombres y mujeres vestidos de rojo que avanzan sobre la ciudad de Antelope, Oregon, ante la mirada atónita de los conservadores lugareños que no asimilan lo que ven. El uniforme, sea escolar, militar o laboral, apoya el sentimiento de comunidad y equidad. En ese sentido, el monocromo en tonalidades vibrantes de los rajneeshees, inspirado en la paleta budista por el significado positivo de los naranjas y rojos, refuerza lo que une ideológicamente a los integrantes de una secta o minoría religiosa, como se definen a sí mismos. 

Bhagwan y Sheela, su mano derecha. Fuente Firstspot.

Se visten con abrigos y pantalones rojos, calzado marrón, poleras naranjas, vestidos fucsias, y tienen tiendas dentro de su propia ciudad, Rajneeshpuram, que venden ropa íntegramente en estos colores. En los extractos de archivo los atuendos se ven embellecidos por la tonalidad avejentada de la imagen ochentosa, y lo que está generando en la actualidad es una atención fashionista. ¿Pueden los integrantes de una secta lucir estéticamente tan bien, aun treinta años después? ¿Puedo copiar estas ideas de estilo o es moralmente inaceptable cuando se los acusa de fraude inmigratorio y envenenamiento? Hace pocos días la revista Garage armó collages con ideas de moda para vestir como los rajneeshees con prendas actuales, la última colección de Mansur Gavriel es casi en su totalidad de color rojo, así como también la última propuesta de Madewell.

Fuente Playground.

Entonces, parece que la fiebre fashionista alrededor del Bhagwan está siendo aceptada en los tiempos que corren, cuando la secta ya no es una amenaza y solo queda el recuerdo, las imágenes de archivo y una nueva moda de consumo de Netflix. Y surge una pregunta inevitable ¿será casualidad que series de televisión que generan hordas de fanáticos, como “La casa de papel” y “The Handsmaid´s Tale”, también apuesten a crear su estética a partir de uniformes monocromo en rojo?

Cuando los visitantes llegaban a Rajneeshpuram eran invitados a abandonar, no solo sus nombres de nacimiento sino también la ropa con la que llegaban. El uniforme obligatorio de la ciudad contemplaba solo prendas de los colores del amanecer, y también implicaba el uso de un collar con un dije que contenía una foto con la cara de Bhagwan. 

El modo de uso Rajneesh según la revista Garage.

Se rumorea que la popular cadena de supermercados Meier & Frank, radicada en Oregon, atendía a una persona específica de la secta que era la encargada de comprar y reservar productos rojos. Se aseguraba de mantener actualizado el stock, no sólo de ropa para la comunidad, sino también de toallas, sábanas y manteles rojos. 

La tendencia de moda del monocromo viene instalándose a paso firme desde hace años, como demuestra la colección de otoño de 2017 de Givenchy y la de primavera 2018 de Versace.

Hay muchos puntos de contacto entre los líderes de los cultos religiosos y los líderes de la industria de la moda: saben vender su producto e influenciar los deseos de los demás. ¿Acaso no es el líder de una secta un influencer espiritual? 

Givenchy Otoño 2017. Fuente Vogue.

En el caso de Bhagwan, él amaba los objetos materiales y el lujo. Llegó a tener alrededor de noventa Rolls Royce y se lo puede ver en la serie usando un reloj de diamantes de un millón de dólares, regalado por sus fieles más pudientes.  

Él sabía exactamente el poder que tenía el monocromo en la identidad de su comunidad. Significó una herramienta que les permitió conectarse entre sí y sentirse distintos al resto del mundo. Tal vez no contempló la histeria que generarían sus uniformes en las redes sociales y en las editoras de moda, pero como todo influencer que se precie de serlo, seguramente estaría feliz. 
 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]