17/09/2019
Lunes 23 de Abril de 2018 Política

Carrefour, General Motors y Cargill: el efecto dominó de crisis entre las multinacionales

La cadena de supermercados francesa Carrefour fue la primera gran empresa que entró en una fase de crisis en el país en los últimos días: tras el acuerdo que firmó junto al ministerio de Trabajo y el sindicato de Comercio, las heridas del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) están lejos de cicatrizar, ya que el conflicto gremial está en ascenso y hay crecen las dudas entre los empleados por su futuro.  No es la única empresa. General Motors suspendió a sus trabajadores por cinco días, aunque con goce de sueldo. La cerealera norteamericana Cargill fue más drástica: paró sus plantas y suspendió a su personal hasta fin de mes.

 

El “efecto Carrefour”

 

Mientras crecen las dudas sobre el acuerdo firmado por Carrefour, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca y el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio y presidente de la obra social Osecac, Armando Cavalieri, el efecto parece viralizarse. Ahora mira de reojo y puede sumarse a la lista la empresa chilena Cencosud, dueña del supermercado Jumbo. Coto es otra firma que podría seguir el mismo camino, mientras que Dia, Wal-Mart y La Anónima no “califican”, ya que se necesitan tres años de rojo financiero. Mientras tanto, en las sucursales de la multinacional de origen francés hay estado de alerta y temen una avalancha de despidos y cierres de sucursales.

 

General Motors

Desde el próximo viernes hasta el lunes 7 de mayo los empleados de la planta de Alvear de la automotriz norteamericana General Motors estarán suspendidos con goce de sueldo. El objetivo formal es “adecuar el volumen de producción a recientes fluctuaciones del mercado", dijo la empresa. Sin embargo, sospechan que más allá del coletazo de la crisis en Brasil, "quieren abrir la canilla de los despidos".

Cargill

La decisión que tomó la multinacional de origen estadounidense y la mayor exportadora del país, fue más drástica: paró la actividad en sus plantas (Santa Fe y Bahía Blanca) y suspendió a sus trabajadores hasta el 30 de abril. El conflicto viene desde principios de mes cuando los trabajadores realizaron una serie de paros intermitentes a raíz del despido de 40 empleados a principios del 2018. Desde aquél entonces los cesanteados acampan en las inmediaciones de la planta santafecina de Villa Gobernador Gálvez.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]