20/08/2019
Sábado 17 de Marzo de 2018 Post Créditos

Aniquilación: lo mejor del año llegó en marzo

El lunes llegó a Netflix la nueva película de Alex Garland, el director de la brillante Ex machina, y le sumó a este país una nueva grieta. Bah, al mundo (?). De un lado estamos los que amamos la película; y del otro, un montón de gente enojadísima, que grita que es inentendible, aburrida o pretenciosa.

Y, la verdad, es que todo esto es un poco verdad. En principio, Aniquilación es una película brillante, pero que deja al espectador con muchísimas preguntas. Si parás un minuto para ver dos stories de Instagram de la/el que te gusta, cuando levantás la vista de nuevo es probable que ya no entiendas nada. Y este es el error más grande de todos: estrenar algo así en un plataforma online, para verla en la pantalla de una computadora es insólito.

Pero antes de seguir hablando de los errores, o de esta plataforma particular que solo me va a llevar a defenestrar a esas series españolas que tanto gustan, vamos a concentrarnos en la película.

Todo empieza con una confundida Lena (Natalie Portman) tratando de explicar cómo resultó ser la única sobreviviente de una misión. A partir de su relato, el director reconstruye esta historia: ella es bióloga celular y está casada con un militar (Oscar Isaac) que no regresó nunca de una misión. Y aunque una noche vuelve, no es la misma persona. Se comporta de una manera bastante extraña, hasta que en un momento empieza a sangrar de una manera inexplicable.

Toda esta confusión, o misterio sobre su marido lleva a Lena al Área X, una zona de gobierno donde se está desarrollando una investigación secreta. Tan cliché de película de ciencia ficción que duele. Ahí descubre lo que ellos llaman “The Shimmer”, un lugar en Florida donde se están produciendo “stranger things” a causa de la caída de un meteorito.

Lo curioso es que ninguno de los grupos que fue de expedición a esta zona logró salir con vida, salvo el marido de Lena. Justo en el momento que ella llega, se prepara un nuevo grupo integrado exclusivamente por mujeres, a las que Lena, convenientemente se suma. Todas son brillantes profesionales y todas están perturbadas con sus vidas.

De ahí en más la película se centra en lo que viven estas cinco mujeres dentro de esa “zona”, en la que vamos descubriendo que las cosas no funcionan de manera normal. Acá es donde todo por momentos empieza a parecerse más a clásica película de ciencia ficción.

Hay rescates, tiros, muertes y hasta unos animales que no terminan de quedar muy en claro qué son. Esto, sumado a que nadie sabe si los grupos previos sufrieron ataques de estas criaturas extrañas o simplemente enloquecieron y empezaron a matarse entre ellos, empieza a formar una suerte de atmósfera de miedos, deseos, traumas y confusiones que las protagonistas terminan trasladando al espectador. Medio rebuscada la explicación, lo sé, pero ahí es donde la película vuelve a parecerse a Under My Skin, Moon o la mismísima Ex Machina.

Párrafo aparte para el final. Si googleás “aniquilación”, vas a encontrar que todos los artículos intentan explicar el final. Y si llegaste hasta aca y te dieron ganas de ver la película, tengo que advertirte que probablemente termines leyendo una de estas explicaciones.

La clave está en detenerse, prestar la atención suficiente y entregarse a todo lo que propone la película sin muchos cuestionamientos. También es importante saber que está basada en la reconocida novela de Jeff VanderMeer, y que es apenas la primera de una trilogía, por lo que las explicaciones van llegar en un futuro distópico.

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]