17/09/2019
Jueves 15 de Febrero de 2018 Desde la trinchera

La encrucijada de Moyano y el nacionalismo de izquierda

Hugo Moyano, debido a las causas abiertas por lavado de dinero, decidió romper la CGT, como en los '90 cuando también la desarmó para poder crear el Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA). En esa época, debido a la inclusión del país en el mercado mundial por decisión del peronismo de la época liderado por el Dr. Carlos Saúl Menem, Argentina se modernizaba.

Pero surgió un problema: 20% de desocupación. Y ahí apareció un Moyano cincuentón, pero con mucho aire para el fulbo. Probablemente no tan “peronista” como ahora y más cercano a esa ideología que mezcla el nazismo y el marxismo que luego fue moda: nacionalismo de izquierda.

Luego de 12 años de nacionalismo de izquierda, a Hugo no le gustó tanto su ideología puesta en práctica, rompió con el kirchnerismo y como ya se había apoderado de la CGT, no la rompió sino que la volvió “opositora” (ElCanciller no me deja poner más comillas).

Hugo no está tan épico ni ideológico y vuelve a rodearse de la marginalidad dirigencial.

Hoy, Hugo no esta tan épico ni ideológico. Apoyó por omisión dos años y simplemente porque avanzaron las causas que estaban paradas hace años, decidió romper de nuevo, pero por sus temas, no por la gloria. Básicamente, no se banca la cana que se están comiendo otros compañeros. Y por ello es que vuelve a rodearse de la marginalidad dirigencial de Unidad Ciudadana -incluyendo al trotskismo- como nuevos aliados, heredados de la actual alianza trotsko-kirchnerista.

Cerca de los 80 años, cansado y deterioriado, Hugo cree que amenazando con 2001's va a alcanzar para que no lo jodan más (algo que logró por alguna extraña razón, el compañero Víctor Santa Maria), pero se equivoca. En esa sopa tibia en la que uno se sumerge cuando tiene que negociar algo con este gobierno, la amenaza no va. La gente odia a los sindicalistas y, si reelige a Cat, también va a odiar al sindicalismo como concepto. Una de dos: negocia con el espíritu de Osho o el MTA 2 lo va a tener que armar desde Ezeiza. Beso, Hugo.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]