18.3º
Mar 18º/21º
Mi 13º/18º
1 Domingo 11 de Febrero de 2018 Política
Macri de retiro, los años que se nos van y el festejo amargo de no encontrar soluciones

Cuando Cambiemos obtuvo más del 40% de los votos, hace menos de cuatro meses, Mauricio Macri no podía imaginar que llegaría a su cumpleaños 59 abrumado por problemas. Sin opositores políticos con capacidad de doblegarlo, el Presidente se encontró con la peor de las dificultades, gobernar un país que no reacciona como había soñado. En lo político, donde la mitad que no lo votó sigue sin digerirlo, pero sobre todo en lo económico, donde se suponía que traía un seleccionado de notables para reparar fácil todo lo que el kirchnerismo había destruido con esfuerzo.

"El Presidente se encontró con la peor de las dificultades, gobernar un país que no reacciona como había soñado"

La caída sostenida de la imagen de Macri y del gobierno agigantan la decepción del primer empresario que logró entrar a la Casa Rosada con el voto de las mayorías. Más importante que eso, delatan la incertidumbre general ante viejos traumas que no se resuelven como se dijo en campaña y trastornos reaparecidos que se creían superados.

Es lógico que el Presidente se haya refugiado en Chapadmalal para soplar velas y pedir deseos junto a sus afectos del Cardenal Newman, una familia que lo acompaña sin exigirle que rinda cuentas.

Los resultados de octubre y la ambición oficial de avanzar contra toda variante del PJ tuvieron un efecto paradójico: empujaron al peronismo hacia la unidad, a manera de autoprotección y en busca de moldear una fórmula capaz de ganarle a Cambiemos la carrera por el futuro. Aunque gobernadores e intendentes se mantienen todavía lejos, el escenario que se avecina los lleva a juntarse, más aún con un gobierno que confirma su debilidad pese a los votos. Una amalgama que tendrá el aditamento de Hugo Moyano, inclinado a favorecer la lucha gremial y convocar a los sindicalizados que vienen de votar contra lo que fue el Frente para la Victoria.

A la inversa, la debilidad del fantasma kirchnerista para seguir asustando a la sociedad despierta las críticas del elenco cambiemita en un año que -pese al Mundial de Rusia- se perfila más largo que de costumbre. Al regreso tenso de Elisa Carrió, se le suman las dudas que asaltan a los intelectuales enfrentados a la doble evidencia de que Patricia Bullrich es Macri y de que, como oficialistas, se torna inviable preservar cualquier dosis de progresismo.

Más complicado que esas contradicciones, es la desconfianza que comparten inversores y economistas insospechados de opositores. Son los que advierten que, a los problemas domésticos, se le suma la tormenta que afecta a los que viven de prestado. Inflación, bajo crecimiento, déficit externo, déficit fiscal, alta volatilidad, y ahora la suba de la tasa de interés en Estados Unidos que alumbró el lunes negro. Si Macri tiene algo para festejar es haber elevado a Luis Caputo a ministro, como contracara de un Federico Sturzenegger que vuelve a disgustar a la comandancia de Marcos Peña.

"Más complicado que esas contradicciones, es la desconfianza que comparten inversores y economistas insospechados de opositores"

Febrero trae una marcha opositora que intentará perfilar la alianza social que de carnadura a un peronismo que vuelva a ser mayoría. Si se concretara, la movilización en defensa del Presidente el 17F podría sacar al gobierno del encierro que desde el jueves se escenificará en Chapadmalal. Aguas demasiado agitadas para que Macri viaje al DF el 19 a visitar a un Peña Nieto que se va este año y tiene un candidato que aparece tercero en las encuestas. Si como dicen los sondeos, el que gana es López Obrador y se avecina la ruptura del NAFTA con Trump, el Mercosur tendría la oportunidad de asociar a México al bloque regional. Falta una vida. Aunque quizás bastante menos tiempo y esfuerzos que los que dedica el Presidente a sellar un acuerdo con la Unión Europea que recién se concretará cuando cumpla sus 69 años.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]