20/08/2019
Jueves 11 de Enero de 2018 Butaca Reservada

Un clásico: estrena Casi Normales su séptima temporada

El reestreno de Casi Normales no es casual. Siete temporadas lo convierten en un clásico del musical argentino. Tal es el fanatismo que se generó en el público, que hay quienes ostentan haberse emocionado con esta historia más de 100 veces. Sí, 100. Además, los protagonistas dieron a conocer en sus redes sociales tatuajes de fanáticos, alusivos al espectáculo.

 

La nueva etapa del musical que plantea la lucha de una familia por ser normal en la adversidad, llega con un largo recorrido. Además de haber realizado seis exitosas temporadas, conciertos en conjunto con Alice Ripley y Jenn Damiano (protagonistas de Next To Normal en Broadway), en el último trimestre del año pasado se estrenó la versión española, con dirección y producción argentina. En diciembre, el elenco de Casi Normales viajó a Madrid para presentarse allí junto a los artistas que dan vida a esta historia.

En cuanto al reestreno de esta semana en el Teatro Astral, hubo cambios: Fernando Dente, quien interpretó a Henry durante seis temporadas, se pone en la piel de Gabriel, el hijo de Dan y Diana. Su talento y compromiso no sorprenden, emocionando al público en cada aparición. Franco Masini es la novedad de esta temporada, que debutó en el rol de Henry.

A quienes hayan visto el musical en otras ocasiones, les costará comprarlo con versiones anteriores de Henry, aunque la presentación de Franco Masini es correcta. Manuela del Campo y su Natalie lo acompañan muy bien. Como los médicos de esta historia, Mariano Chiesa vuelve a demostrar por qué es uno de los artistas más aplaudidos del género.

Sin dudas, quien brilla y es la más ovacionada, es Laura Conforte, quien parece no haber dejado nunca de interpretar a la entrañable Diana. Su transformación a lo largo de la historia es deslumbrante y el público agradece su entrega. Como Dan, su marido, Martín Ruiz hace lo propio. Con escenas realmente emocionantes y desgarradoras, el público empatiza con este padre de familia que quiere autoconvencerse de que “está todo bien” (tal como es una de las canciones).

A pesar de las modificaciones artísticas comentadas, Casi Normales continúa funcionando con la perfección de un reloj suizo, la dirección de Luis Indio Romero es perfecta y lleva al espectador por un mar de emociones. Mención aparte para la banda en vivo, que es extraordinaria.

Sin dudas, es una de las mejores propuestas de la cartelera porteña de este verano. Para los fanáticos del musical, y para quienes quieran disfrutar de un drama conmovedor, es de visión obligatoria.

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]