22/07/2019
Miércoles 20 de Diciembre de 2017 Política

De un 10 en impuestos a la cárcel de Marcos Paz: "Yo no hice nada que esté fuera de la ley"

El empresario kirchnerista quedó detenido junto a Cristóbal López por administración fraudulenta. Ercolini les trabó un embargo mega millonario: más de 17 mil millones de pesos

 

El 25 de octubre del 2015 a las 17:58, minutos antes del cierre de las elecciones presidenciales, apareció un inesperado graph en la pantalla de C5N: "Ganó Scioli por amplia diferencia". Tomó por sorpresa a propios y ajenos la velocidad de la sentencia. Quien dió la orden, luego de brindar con champagne por un futuro venturoso, fue el empresario y cabeza de los medios del ¿ex? Grupo Indalo, Fabián De Sousa. Dos años después, su destino está sellado: el juez federal Julián Ercolini lo procesó junto a Cristóbal López por administración fraudulenta y pasará las fiestas en la cárcel de Ezeiza. ¿El delito? una deuda de más de 8 mil millones de pesos con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

 

Sú última -y reveladora- aparición pública fue el 27 de noviembre en un mano a mano con el CEO de Perfil Networks, Jorge Fontevecchia. Si bien la entrevista se concretó en septiembre para un libro que está por salir y una tesis para la carrera de Filosofía del empresario de medios, hoy sirve como decálogo y último manifiesto mediático de De Sousa. Hasta el último aliento se declaró solvente para afrontar la monumental deuda que acumuló Oil Combustibles, la petrolera del holding, por no girar el impuesto a la transferencia de los Combustibles (ITC) a la AFIP. Quién publicó una investigación hace menos de un año y dió inicio a la caída de ambos - del procesamiento del titular de la AFIP kirchnerista, Ricardo Echegaray- empresarios fue el periodista Hugo Alconada Mon.

 

Nunca reconoció la totalidad de la deuda que se le reclama. “ En realidad son 3.700 millones de capital y el resto son intereses, porque pagamos un 3% de interés. Ahora bien, sobre esos 8 mil millones de los que tanto se habla, si a mí me dicen “Tengo un kiosco que factura 100 millones por año y debo $ 8 mil”, OK, soy un delincuente. Pero mi grupo factura 30 mil millones por año y tengo dos meses y medio en ventas en deuda. Mi única deuda, supo decir.
Autocalificado como un “10 en impuestos” durante su paso por la Facultad de Ciencias Económicas, admitió que “Los medios los quería yo, no Cristóbal”. El coqueteo con el empresario cercano al PRO, Orlando “Orly” Terranova fue una señal a la Casa Rosada, quien ni se inmutó. El segundo intento llegó de la mano de un fondo que conduce un ex Socma, (la empresa de la familia Macri) y ex Grupo Clarín: el misterioso Ignacio Rosner.

 

“Señores, el señor López les robó los impuestos. Estuvo muy mal. Pero las empresas no heredan los problemas de las personas. Vayan contra López, De Sousa o quienes corresponda. Pero nosotros como nuevos dueños queremos pagar los impuestos que no pagó López, sin ninguna quita, sosteniendo las fuentes de trabajo e invirtiendo capitales frescos”, señaló Rosner la cabeza de OP Investments, y ahora conductor del Grupo Ceibo, la nueva piel de Indalo, mientras ocupa el sillón que supo ocupar De Sousa hasta el 30 de octubre.

Hay quienes dicen que es una persona frágil emocionalmente. Su ascenso fue vertiginoso. Pasó de ser un militante de Franja Morada durante los 90 a co - conducir un holding millonario y diversificado.

 

En el 2001 comenzó su alianza con López: crearon Oil M&S. Con el paso de los años, llegó a amasar el 30% del grupo empresario patagónico. Sin embargo, quienes lo conocen dicen que lo que mejor lo define es su capacidad para armar las estructuras de los negocios que encabeza el empresario kirchnerista que se entregó durante la madrugada. ¿Su ventura hubiese cambiado si no hubiese ascendido al poder Mauricio Macri? Todo parece indicar que si. Por lo pronto, se sumó a la lista de más de 21 kirchneristas que están tras las rejas. 

 

 


 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]