15/09/2019
Lunes 04 de Diciembre de 2017 Política

Pichetto, Moyano y la CGT: Insiste el Gobierno y busca que la reforma laboral salga antes del 20

En Balcarce 50 buscan que la reforma salga con el visto bueno del Senado antes de fin de año. El factor Moyano

Hace algunos días, el jefe del peronismo en el Senado, Miguel Ángel Pichetto (PJ-FPV) torpedeó el ingreso del proyecto de la reforma laboral que tanto ansía el gobierno al Congreso. El rionegrino explicitó dos motivos: clamó por la nueva “reconfiguración” legislativa tras las elecciónes del 22 de octubre y le lanzó un dardo al triunvirato de la cegetista:la unificación del discurso de la dirigencia de la CGT para saber su opinión respecto al proyecto", sostuvo en rueda de prensa. ¿Los motivos? quiere que haya un costo político “compartido” con los popes sindicales (Héctor Daer, Juan Carlos Schmidt y Carlos Acuña). Ahora, que la mayoría descuenta que los cambios en la legislación laboral no se tratarán este año, en el Gobierno no se dan por vencidos e incluirá el proyecto en la convocatoria a sesiones extraordinarias. Quieren que el Senado la trate el mismo miércoles 20.

La cita clave para definir el futuro de la reforma laboral, al menos en lo que resta del año, será el próximo miércoles 13 en donde se convocaría a un plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda, Economía y Trabajo y Previsión Social. Allí el ministro de Trabajo, Jorge Triaca seguirá de cerca la “muñeca” parlamentaria de dos debuts en Cambiemos: Humberto Schiavoni, nuevo jefe del bloque PRO en la Cámara alta y Esteban Bullrich, el ex ministro de Educación que derrotó a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires. Deberán conseguir los consensos entre los peronistas no kirchneristas que el macrismo necesita a como dé lugar.

La aprobación de los triunviros al paquete de cambios en la legislación laboral se encontró con una piedra en el camino: la disidencia del “clan” Moyano. Además de los dardos de Pablo (el más combativo), Facundo y Huguito jr, todos especulan que detrás de sus palabras está el mismo Hugo Moyano. Hasta ahora el ex secretario general de la CGT no emitió palabra alguna y eso desconcierta a propios y ajenos. Las esquirlas de la detención de Noray Nakis, su segundo al mando en Independiente y el conflicto interminable con la postal OCA, tienen su correlato en la Cámara alta.

Quién contó, según él, la trastienda de la negociación en la óptica de Moyano fue Schmidt. "La CGT ya ha acordado. Ahora la lapicera legislativa la tiene el Senado, y pedimos que se sostengan los puntos acordados en la mesa de negociación", dijo el sindicalista. No se quedó ahí. "(...) Cuando llegamos al último borrador, hablé con (Hugo) Moyano y si bien siempre se mantuvo en una posición más cerca de lo neutral, en el aspecto último había manifestado que no era un mal acuerdo", reveló.
 

 

La estrategia oficial

Luego de la presencia de Pablo Moyano en la marcha que organizaron diversos gremios en las escalinatas del Congreso, la estrategia del Gobierno reside en:

  • Con el tratamiento de la reforma laboral en el Senado dejar aislados a Hugo y Pablo Moyano y de paso dejarlos “pegados” al kirchnerismo en el rechazo al proyecto.

  • Conseguir atenuar el efecto de la voz “interlocutora” de la CGT y contar con la presencia del triunviro en el Congreso para defender el plan oficial.

  • Una vez que el “costo político” sea compartido con los popes cegetistas, darle envión a la bancada peronista para que alce la mano antes de fin de año

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]