“No son momentos para repartir culpas”

El Canciller - Comentarios

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, admitió que la Argentina vive “momentos difíciles y de gran incertidumbre”, y agregó que “son tiempos para llevar calma, apostar al diálogo y construir acuerdos”, no para discursos altisonantes o agraviantes”. “La gente no quiere vernos pelear ni acusarnos mutuamente; nos quiere ver trabajando juntos y resolviendo los problemas que le quitan el sueño hoy por hoy a los argentinos”, sostuvo Frigerio en declaraciones a Clarín durante una visita a Mendoza.

Allí, dijo que el país atraviesa “momentos difíciles y de gran incertidumbre” y añadió: “No son momentos para repartir culpas ni para discursos altisonantes o agraviantes”. “Se viven tiempos difíciles. Son tiempos para llevar calma a los hogares, apostar al diálogo, construir acuerdos y para que los que tenemos responsabilidades como dirigentes políticos o funcionarios estemos a la altura de las circunstancias”, insistió el funcionario.

Frigerio se refirió también a las recientes decisiones del Gobierno en medio de la crisis financiera tras su derrota en las PASO del 11 de agosto y dijo que la Casa Rosada “tomó medidas de emergencia y por razones de urgencia no tuvieron tiempo de ser consensuadas con todo el arco opositor”. “Si estas medidas que se tomaron para aliviar a la gente tienen finalmente un impacto tal en las finanzas que pongan en riesgo el cumplimiento de las obligaciones indelegables de las provincias y municipios, nos vamos a sentar con todos, como lo hemos hecho siempre, a tratar de encontrar una solución”, sostuvo, después de las críticas recibidas de la oposición.

“Lo mismo pasó con la devolución del 15 por ciento en materia de coparticipación que antes retenía la ANSeS: la mayoría de las provincias no hizo juicio cuando en el pasado les sacaron decenas de miles de millones de pesos, pero igualmente este Gobierno les devolvió esos fondos ni bien arrancó su mandato”, planteó.

Por otra parte, evaluó que “éste va a ser recordado como el Gobierno que reconstruyó el federalismo. Fue el período en donde las provincias tuvieron más participación sobre el total de recursos federales, donde hubo más diálogo entre Nación, provincias y municipios”. “Y donde se terminó, esperemos que para siempre, el vínculo del látigo y la chequera (…) Hoy las obras públicas y los programas de Gobierno se hacen donde más se necesitan. No sólo donde gobierna alguien que forma parte de nuestro espacio político“, resaltó Frigerio.

Finalmente, insistió en que los argentinos esperan que el oficialismo y la oposición trabajen juntos “para llevarle tranquilidad a la gente, más allá de la campaña electoral y dejando de lado ambiciones personales o partidarias”.