Ni por Congreso, ni por DNU: denuncia el Frente Renovador el mega decreto de Macri

Los diputados del massismo, encabezados por la presidenta del bloque, Graciela Camaño, pidieron que se dicte la inconstitucionalidad del decreto N°27/18.
El Canciller - Comentarios

El bloque del Frente Renovador presentará hoy en Tribunales una acción declarativa por inconstitucionalidad por el Decreto de Necesidad y Urgencia que firmó el oficialismo a principios de enero y que recibió el nombre de mega decreto. Los principales cuestionamientos del massismo giran en torno a atribuciones para el Ejecutivo que sobrepasan al Congreso y la facultad brindada a los bancos de embargar cuentas sueldo.

El DNU que incluye 190 artículos y que el oficialismo definió como “un conjunto de normas para desregular y desburocratizar el Estado”. Para el equipo del Frente Renovador, los cambios del mega decreto “apuntan a reformar el Estado, adjudicándole al Poder Ejecutivo facultades que avasallan las atribuciones del Congreso de la Nación, alterando las reglas del Estado de Derecho y la división de poderes que caracterizan al modelo republicano”.

Quien encabezó el desfile del Frente Renovador hacia Tribunales fue la presidenta del bloque, Graciela Camaño. La diputada fue acompañada por los legisladores Alejandro Grandinetti, Daniel Arroyo, José Ignacio de Mendiguren, Carla Pitiot y Marco Lavagna.

Desde el massismo, señalaron que  “el decreto representa un abuso de poder ya que no existen las condiciones de necesidad ni urgencia que constituyen requisitos ineludibles según la Constitución Nacional y la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

“Las principales controversias del megadecreto que modifica 140 leyes y deroga otras 19 giran en torno a la habilitación al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses a realizar operaciones financieras, como la creación de fideicomisos y operar con instrumentos dentro del mercado financiero”, agregan los legisladores del Frente Renovador.

El massismo criticó tambien “la decisión del Gobierno de permitir a bancos embargar cuentas sueldo” en caso de cobro de préstamos bancarios, así como “la eliminación de la obligación de publicar en los boletines de los distritos afectados las licitaciones de la obras públicas”.