Negociaciones y sesión especial: presiona el Gobierno a gobernadores para evitar otro tropezón

El Canciller - Comentarios

Cerca de las 20 horas comenzó a circular un supuesto decreto que el presidente Mauricio Macri tenía listo para darle luz verde a la reforma previsional, después de una escandalosa jornada en el Congreso, entre un quórum que aparentemente nunca alcanzó para empezar a sesionar.

Puertas afuera y en medio de incidentes, el clima era aún. Ahora, luego del “tropezón del jueves”, el Ejecutivo nacional busca evitar recibir otro revés parlamentario y ya negocia a contrarreloj para asegurarse la cantidad de diputados necesarios para iniciar el debate y luego aprobar la ley.

En este sentido, y con el freno de Elisa Carrió al DNU que preparaba el primer mandatario, la Casa Rosada se prepara para recibir a gobernadores (en su mayoría del peronismo disidente) y diputados opositores para acordar una sesión especial para este lunes. Y, claro, garantizar el apoyo al proyecto que busca modificar los haberes jubilatorios.

Según pudo confirmar elCanciller, la sesión de ayer contó con quórum solo por cinco segundos. Pero luego de los incidentes, heridos y detenidos luego de enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes en el lugar, la cosa se puso mucho peor. Y el escenario no era conveniente para el Gobierno.

¿Los apuntados por el Gobierno?

Son los gobernadores de Salta (Juan Manuel Urtubey) y Entre Ríos (Gustavo Bordet) los que, tal como dijeron funcionarios del propio Ejecutivo, no lograron convencer a sus diputados para que dieran el quórum. Habrá que ver si en el encuentro de esta tarde podrá Macri y sus ministros más cercanos “negociar” con los legisladores para que den el aval definitivo.