Negociaciones y fases: qué vacunas contra el Covid-19 (y en qué instancia) adquirirá Argentina

La vacuna rusa no es la única que le interesa a la actual gestión adquirir.
El Canciller - Comentarios

La idea del Gobierno es tener más de una vacuna, según aseguró la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti. Argentina ya superó los 1.195.000 contagios, aunque en la última semana el promedio diario de positivos descendió.

De la vacuna que más se habló durante estos días fue de la Sputnik V. Este lunes, Alberto Fernández anunció que el país comprará 25 millones de dosis de la vacuna rusa. Las primeras 12,5 millones llegarían al país entre diciembre y enero. El resto llegará en lo que queda del 2021.

El Presidente y el ministro de Salud, Ginés González García, se reunieron este martes para comenzar a planificar la vacunación contra el COVID-19. “Las vacunas rondan entre los 5 y 10 dólares la dosis, la Sputnik sale 19,90 las dos dosis”, explicó Vizzotti esta mañana en Futurock.

Sin embargo, el Gobierno no descarta comprar otras vacunas. La dos de la cartera de Salud explicó que tienen “expectativas en que todas las vacunas que se están probando tengan algún beneficio, por eso negociamos con todos“.

Otra de la vacuna que llegaría al país es la producida por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Vizzotti sostuvo que estarán disponibles 12 millones de dosis entre marzo y julio del próximo año.

También el laboratorio norteamericano Pfizer ofrece 3 millones de vacunas entre diciembre 2020 y marzo 2021. Y para fin de año llegarían un millón de dosis contra el coronavirus. Las pruebas de fase 3 de esta vacuna se desarrollan en el Hospital Militar Central de la Ciudad y son coordinadas por el médico Fernando Polack de la Fundación Infant.

También el Gobierno mantiene negociaciones con la farmacéutica Moderna, que anunció en septiembre pasado que un estudio preliminar de su vacuna contra el COVID-19 mostró altos niveles de anticuerpos en adultos mayores.

Asimismo, Salud negocia para adquirir dosis de vacunas producidas por la empresa china Sinopharm. Esta es la que inoculará la Fundación Huésped como parte de un estudio mundial de Fase 3. Su fórmula es a virus entero inactivado, como lo fue en 1955 la vieja vacuna Salk contra la poliomielitis.

La secretaría de Acceso a la Salud aclaró que “el despliegue de vacunación será el más grande de Argentina y uno de los más grandes del mundo, no va a ser suficiente con solo el empeño del sector de salud”. A su vez, hizo hincapié en que la vacunación es gratuita y obligatoria.

La actual gestión espera que la población adhiera a la vacunación y que la mayor cantidad de personas reciban las dosis antes de abril y mayo (antes del comienzo del frío).