“Nada que ocultar”: evita Caputo explicaciones offshore en La Nación

El Canciller - Comentarios

Ni bien aterrizó la semana pasada en Nueva York, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, emprendió una misión importante: le tenía que explicar a 40 inversores de Wall Street que el castigo que sufrieron los bonos argentinos no iba a afectar la rentabilidad y que planea dejar de endeudarse en el mediano plazo. Mientras crecen las sospechas sobre el entramado offshore y de incompatibilidades que lo rodea se desmarcó: “No tengo ni tuve ningún conflicto de interés ni nada que ocultar. Me he puesto como siempre a disposición de la Justicia y de la Oficina Anticorrupción. Y confío en que se aclarará pronto”, dijo.

“Quedaron muy satisfechos porque fuimos a aclarar todas las dudas que pudieran tener: desde la dependencia del financiamiento externo hasta el cumplimiento de las metas fiscales o el déficit de cuenta corriente”, aclaró Caputo. Según un informe divulgado por la Universidad Metropolitana (UMET), bajo su gestión el país emergente que más se endeudó en los últimos 20 años.

El fin de semana la pata local de los Paradise Papers sumó un nuevo capítulo: La Nación y Perfil publicaron una serie de documentos que desmienten la versión que brindó el funcionario en torno a la offshore que se le descubrió en las Islas Caimán. Noctua Partners le entregó formularios internos a la Comisión Nacional de Valores estadounidense (SEC, en inglés) y aclaró que Caputo fue dueño de dicha firma hasta noviembre de 2015, antes de su ingreso a la función pública. “No tengo nada que ocultar. Me he puesto como siempre a disposición de la Justicia y de la Oficina Anticorrupción. Y confío en que se aclarará pronto”, dijo en diálogo con La Nación.

También aprovechó para elogiar la gestión de Federico Sturzenegger al frente del Banco Central: “El tipo de cambio flota. Está donde tiene que estar. Y el Banco Central ha manejado en forma excelente sus intervenciones”.

También ratificó el rumbo económico pese a que el Gobierno tuvo que buscar una solución comunicacional para mitigar un problema estructural del modelo: “Se cumplirán las metas fiscales, el crecimiento económico estará en torno del 3% este año, la inflación llegará al 10% en 2019 y el déficit de cuenta corriente es transitorio. En este sentido, les mostramos que más del 60% de las importaciones son de bienes de capital y que la inversión extranjera directa ya financia casi la mitad de ese déficit”, finalizó.